Público
Público

Las emisiones netas de deuda pasaron del 8 al 25 por ciento de 200 a 2007

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los mercados primarios españoles han tenido un notable crecimiento en la década actual, de modo que el volumen de emisiones netas de valores negociables ha pasado de representar aproximadamente el 8% del PIB en 2000 a más del 25% al cierre del pasado ejercicio, informó hoy el Banco de España.

El informe sobre la evolución de los mercados primarios de valores en España durante la década actual, de Víctor García-Vaquero y José Manuel Marqués, de la Dirección General del Servicio de Estudios, aparece publicado en el boletín económico del Banco de España.

Este aumento de la emisión de deuda ha estado ligado en buena medida a los cambios en las necesidades de financiación de los distintos sectores institucionales de la economía española.

Las administraciones públicas han continuado avanzando en la senda de consolidación fiscal que se inició con el proceso de convergencia asociado a la integración en la Unión Económica y Monetaria (UEM) y han acabado presentando tasas de ahorro positivas en los últimos años.

Por su parte, la transición hacia un régimen de mayor estabilidad macroeconómica y el afianzamiento de unas condiciones crediticias favorables facilitaron la expansión de las necesidades de financiación del sector privado.

La emisión neta de este tipo de valores pasó de un máximo de 13 miles de millones de euros en 2000, a una amortización neta de 4,4 miles de millones en 2007.

Este marcado descenso en la oferta de nuevos títulos públicos se ha traducido en una importante reducción en el saldo vivo de la deuda pública negociable en términos de PIB, que ha pasado del 50% al 32% en el período analizado.

Así, en el período 2000-2007, las colocaciones netas de deuda llevadas a cabo por el sector privado han pasado de tener un saldo residual a representar más de 223 miles de millones de euros, y su saldo vivo se ha multiplicado por más de once, hasta alcanzar 950 miles de millones de euros, frente a los 337 miles de millones de deuda pública en circulación.

El estudio destaca que, tras la ampliación sostenida de los últimos años, los datos más recientes apuntan a que la brecha entre los préstamos y los depósitos de la clientela de las entidades de crédito al parecer ha empezado a reducirse.