Público
Público

El emperador Akihito y su familia recuerdan a los damnificados por el terremoto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El emperador nipón Akihito y toda su familia desearon hoy, en el tradicional saludo desde el balcón del Palacio Imperial, que el año 2012 sea algo mejor que el pasado, y recordó a los afectados por el terremoto que asoló el noreste del país el 11 de marzo.

"Espero que, aunque sea en pequeña medida, este sea un año mejor para todos con la reconstrucción de las zonas afectadas por el desastre" que el 11 de marzo de 2011 dejó cerca de 20.000 muertos y desaparecidos, aseguró el emperador desde el balcón en declaraciones en declaraciones recogidas por la agencia local Kyodo.

En el balcón también estuvieron presentes la emperatriz Michiko, el príncipe heredero Naruhito, así como el príncipe Akishino y su esposa la princesa Kiko.

La princesa Mako, hija de Askihino y Kiko, también participó por primera vez en el saludo oficial desde el balcón tras cumplir 20 años y convertirse en un miembro adulto de la familia imperial nipona, añadió Kyodo.

A la cita faltaron la princesa Masako, esposa del heredero al Trono de Japón y conocida como "la princesa triste", por estar recuperándose de una enfermedad por estrés, que algunos achacan a la rigidez del protocolo de la Casa Imperial, y el príncipe Masahito Hitachi, hermano menor del emperador, aquejado de un resfriado.

Akihito, de 78 años de edad, saldrá hoy al balcón imperial cinco veces para saludar a miles de japoneses que tradicionalmente acuden en este día al Palacio, situado en el corazón de Tokio, para acompañar a la familia real nipona.

Esta cita del año nuevo y el cumpleaños de Akihito, el 23 de diciembre, son las dos únicas ocasiones del año en que se abren al público los jardines del Palacio Imperial.

El emperador del Trono del Crisantemo se encuentra muy delicado de salud tras recuperarse de una neumonía que en noviembre obligó su hospitalización durante dos semanas.

Además, en 2003 fue operado de cáncer de próstata, en 2008 sufrió una hemorragia estomacal y el pasado febrero se le diagnosticó una arteriosclerosis coronaria, que gracias a la medicación le ha permitido continuar con su actividad habitual.