Público
Público

Emporio Armani dice adiós a los leggins en la Semana de la Moda de Milán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cuarta jornada de la Semana de Moda de Milám para la próxima temporada primavera-verano 2011 estuvo marcada por la línea joven Emporio Armani que dijo adiós a los leggins que son sustituidos por vestidos cortos en forma de campana o de palabra de honor cubiertos por minifaldas con vuelo o sobre faldas chiffon.

Según el dictado de Armani, las jóvenes vestirán el próximo verano de una forma fresca y moderna como de costumbre, con chaquetas ligeras largas o cortas sobre creaciones vaporosas en el torso con colores grises, verde agua plata, beige y toda la paleta de neutros de la casa.

Los pantalones son vaporosos por encima del tobillo con chaquetas a juego de manga corta, mientras que triunfan los vestidos cortos palabra de honor muy marcados en la cintura sobre una falda de chiffon hasta la rodilla, o largos enriquecidos con una amplia minifalda superpuesta que otorga una aire geométrico al conjunto.

Siempre, la mujer aparece subida a zapatos de cuña o sandalias de tacón de aguja y la monocromía se rompe de vez en cuando para dar paso a los cuadros o líneas levemente tropicales.

Durante la noche Emporio Armani propone el color rojo para vestidos, zapatos y bolsos en una mujer monocolor y atrevida.

Por su parte, la firma Bottega Veneta presentó una mujer de elegancia suave, con ropa muy refinada en el corte y en la búsqueda de nuevos materiales.

Las mujeres desfilaron sobre la pasarela con vestidos amplios, de línea fluida, que parecen seguir los movimientos femeninos, con preferencia por el color negro con un largo hasta la rodilla, con sandalias planas con bolsos grandes o pequeños, jamás colgados al hombro, sino colocados a la altura de la rodilla.

Su diseñador Tomas Maier propone también tejidos blancos drapeados o cortados asimétricamente con enormes bolsillos a ambos lados de las caderas a una mujer que camina sobre zapatos de plataformas.

Asimismo Bottega Veneta, que abrió hoy la pasarela, muestra que una mujer puede resultar muy elegante en pantalón corto en tonos piedra y beige o enfundada en unos pantalones bajo la rodilla, con un corsé sobre el torso o con un chaqueta que deja entrever los pechos.

Por su parte, Max Mara mostró en la Catedral de la Moda mujeres enfundadas en abrigos asimétricos largos con mangas hasta el codo y en tonos marrones bajo los que se vislumbran faldas superpuestas o de seda grises enlazadas en la cintura.

También propone trincheras de nuevas proporciones y trajes pantalón de chaqueta corta y camisa que sobresale de ella con abrigos de piel sobre los hombros, todo en tonos marrones o camel para una mujer actual y sensual.

Para la noche, presenta a una mujer con largas túnicas abiertas a los lados que le da un toco más que sexy.

Los colores de Max Mara son el blanco, el beige, el negro y el azul, aunque también se atreve con el violeta, el amarillo, el naranja y el rojo o da un toque marinero a las chaquetas con botones metálicos y de rayas horizontales.