Público
Público

Dos empresarios caen en un timo de la estampita millonario

Los Mossos creen que más personas pudieron comprar falsos bonos de billones de dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Compraría el lector una ajada maleta por entre 30.000 y 40.000 euros? ¿Lo haría si en su interior hubiera miles de millones de dólares? ¿Se extrañaría de que semejante tesoro se vendiera a cambio de unos miles de euros?

Por lo menos dos personas se plantean obsesivamente estas cuestiones en España: las dos víctimas conocidas de una estafa que los Mossos dEsquadra detectaron ayer. La Policía catalana, en una operación en la que han colaborado los Servicios Secretos de Estados Unidos, alertó ayer de que puede haber decenas de empresarios en toda España víctimas de este mismo timo.

Con la operación aún abierta y sin detenidos, los Mossos han interceptado tres maletines con moneda y bonos falsificados por valor de 16,5 billones de dólares. Los estafadores, que aún están siendo buscados, ofrecían las maletas con su fraudulento contenido a acaudalados empresarios. A cambio, les pedían entre 30.000 y 40.000 euros.

El jefe del área central de crimen organizado de los Mossos, Jordi Oller, relató que los estafadores se pusieron en contacto con sus víctimas, en la mayoría de los casos empresarios de gran liquidez económica, con una puesta en escena muy estudiada, para dar verosimilitud a su engaño.

Los ladrones les explicaban que disponían de valiosos documentos de la Reserva Federal de Estados Unidos de 1934 que fueron localizados tras la II Guerra Mundial en unas cajas enviadas a la zona de Japón, pero que tenían problemas para canjearlos. Para solventarlo querían pleitear contra la Reserva Federal. Aseguraban que el caso estaba ganado y que, una vez que los bonos fueran canjeados, les bonificarían generosamente.

Si las víctimas accedían a pagar para costear los gastos del juicio, los estafadores les entregaban los maletines envejecidos para dar apariencia de autenticidad, para luego desaparecer. En los maletines había certificados de garantías, monedas doradas, microfilmes, bonos y billetes falsos de 100.000 dólares emitidos por el Departamento del Tesoro Americano para uso interbancario, todo ello convenientemente envejecido.

Los Mossos iniciaron la investigación tras localizar en Terrassa (Barcelona) a una persona que visitó diferentes bancos preguntando cómo podía cobrar una serie de bonos emitidos en Estados Unidos en 1934. Una vez localizado, la Policía catalana comprobó que este empresario tenía bonos, monedas y billetes falsos por valor de 126.500 millones de dólares y dos letras de cambio por importe de 1.000 millones de dólares y 20.000 millones de dólares. Posteriormente, los Mossos encontraron en Marbella a otro empresario que actuó en nombre de un inglés afincado en Ibiza con 16 billones en papel moneda falso, además de con un fajo de cartulinas azules que le habían hecho creer que eran 1,5 trillones de dólares.

Entre uno y otro tenían un total de tres maletas e idéntica cara de estupefacción.