Público
Público

"El Enano" confiesa que mató a Ana Niculai con una inyección de heroína

El presunto asesino admitió haber provocado la muerte de la joven con la inyección, antes de destruir pruebas   

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alejandro de Abarca, 'El Enano', que está acusado de asesinar en Mallorca a Ana Niculai, ha confesado que mató a la joven rumana mediante una inyección de heroína antes de tratar de destruir pruebas quemando su cadáver en el coche en el que la había secuestrado.

Según han confirmado a EFE fuentes cercanas a la investigación, el homicida confeso ha confirmado que abordó a Niculai en la mañana del pasado día 19 en el aparcamiento subterráneo de Palma donde ésta iba a dejar su coche antes de abrir el bar que regentaba.

'El Enano', que esta mañana ha pasado a disposición judicial, admitió finalmente ayer que acabó con la vida de la joven de 25 años tras negarlo reiteradamente desde que fue detenido el pasado lunes después de una semana de persecución.

De Abarca ha comenzado a las 13.30 horas su declaración ante la titular del juzgado de instrucción número 3 de Inca, Laura Mestres, tras llegar a las dependencias judiciales trasladado desde la comandancia de la Guardia Civil de Palma poco antes de las 10.00 horas.

El presunto asesino, que se había fugado del centro de reinserción donde estaba recluido en régimen de tercer grado por un delito de robo por el que se fue condenado a diez años, se ha cubierto el rostro con su camiseta cuando accedía a los juzgados ante la mirada de decenas de periodistas.

Al juzgado también se ha desplazado el fiscal jefe de Baleares, Bartomeu Barceló, quien está asistiendo a la declaración de 'El Enano', un interrogatorio que, según fuentes judiciales, se prevé que dure varias horas.

Nicolau desapareció el lunes de la semana pasada en Palma cuando acudía a primera hora a abrir el bar que regentaba con una socia. La joven nunca llegó a abrir el establecimiento y, horas después, su cuerpo fue encontrado maniatado y carbonizado en el maletero de un coche que había sido incendiado en la zona de la Albufera de Mallorca, al norte de la isla.

Tras el hallazgo, la Guardia Civil puso en marcha un dispositivo que logró en pocos días identificar al presunto asesino, quien logró eludir un cerco cada vez más estrecho ocultándose primero en la Albufera, y desplazándose después a través de torrentes hasta que finalmente fue 'cazado' junto a la depuradora de Selva.