Público
Público

ENFOQUE-Gimnasios en casa, de lo esencial a lo recargado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Dorene Internicola;

Para muchas personas que huyen delos gimnasios ruidosos y de las caras cuotas de socio, cuandose trata de hacer ejercicio no hay lugar como el hogar.

Cuando se hace ejercicio en casa, los expertos señalan quetu gimnasio puede ser cualquier cosa: desde un sótano lleno demáquinas de ejercicios hasta una toalla extendida en el suelode la sala.

"La gente necesita un espacio donde hacer ejercicio", dijola experta en deporte y entrenadora personal Melanie Douglass."Puede ser una cinta de correr, una máquina de pesas y unapelota de estabilidad, o puede ser un lote de mancuernas decinco dólares".

Douglass, que trabaja en Salt Lake City, Utah, recomiendahacer lo que venga bien con el espacio y presupuestodisponibles.

"Puedes hacer ejercicios con todo el cuerpo con una goma deresistencia", afirmó.

Pese a los problemas económicos del país, las ventas deequipos para hacer deporte en casa alcanzaron los 5.300millones de dólares en 2009, según la Asociación Nacional deBienes Deportivos, mientras las membresías de gimnasios semantenían estables.

"La gente está ahorrando, y la suscripción del gimnasio esuna víctima de ese ahorro", comentó Colleen Logan, de ICONfitness, que fabrica equipamiento deportivo.

"Una pieza de equipamiento deportivo doméstico es un gastopuntual para más de una persona en el hogar", agregó.

Ese gasto suele ser una cinta de correr. Pese alconsiderable precio medio de unos 670 dólares, las cintassuponen el 56 por ciento de las ventas de equipos domésticos,señaló Logan.

Douglass apuntó que las cintas son estupendas cuando lagente tiene el presupuesto para comprarla. Si no, hay muchasformas baratas de hacer ejercicios cardiovasculares, destacó.

"He tenido clientes a los que les encantaba saltar (...) osubir a un escalón. Puedes conseguir un gran ejerciciocardiovascular por 20 dólares", afirmó.

Estar en forma no se consigue sólo con los ejercicioscardiovasculares. Los expertos están de acuerdo en que unatabla compensada reúne tres componentes: cardio, fuerza yflexibilidad o equilibrio.

"Si alguien pone una cinta en su casa y es lo único quehace cinco días a la semana, es más probable que se lesione",advirtió la doctora Angela Smith, experta del American Collegueof Sports Medicine.

Es mucho más seguro mezclar "como 15 minutos en una bici,15 minutos en una cinta y 15 minutos en una clase de pilates",señaló.

Smith, una cirujana ortopédica que trabaja en Filadelfia,insta a los que hacen ejercicio en casa a ir elaborando surutina poco a poco, en lugar de lanzarse a un DVD de ejerciciosavanzados o incluso una extenuante marcha en bicicleta para laque no se han preparado.

"La mayor parte de la gente no se da cuenta de loimpresionante que es el cuerpo humano, cómo puede adaptarse ademandas que se le imponen", indicó, "pero esa adaptación noocurre de un día para otro".

En su casa, Smith, que también es una patinadora decompetición, se arregla con lo que tiene a mano.

"Francamente, en casa utilizo botellas de agua de litrocomo mancuernas para la parte superior del cuerpo", admitióSmith, que hace 45 minutos de baile y pilates antes de ir atrabajar. "Utilizo una toalla sobre una alfombra. Ni siquieratengo una esterilla".

"Mi marido tiene una cinta, una bicicleta estática yequipamiento para sentadillas en el sótano, pero se estánllenando de polvo (...) Lo que se utiliza es mi toalla, mialfombra y mis botellas de agua", agregó.

En lugar de soñar con una cinta de correr, Smith recomiendasalir a la calle y pasear. Y si se quiere, caminar enpendientes, buscar una columna o subir escaleras.