Público
Público

Enviados africanos intentan evitar un golpe en Guinea-Bissau

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Enviados africanos y de habla portuguesa volaron el martes a Guinea-Bissau con el fin de evitar un posible golpe de Estado después de los asesinatos del presidente del país y del jefe del Ejército.

Lugares estratégicos eran vigilados por soldados en la capital Bissau y los medios locales dijeron que la Asamblea Nacional se reuniría el martes.

El Ejército ha negado cualquier deseo de hacerse con el poder, pero no estaba claro quién controlaba ahora la pobre ex colonia portuguesa de 1,6 millones de personas, donde la implicación de traficantes de drogas ha empeorado años de inestabilidad. Las fronteras permanecían cerradas.

El presidente Joao Bernardo "Nino" Vieira y su rival durante mucho tiempo, el general Batista Tagme Na Wai, jefe de las Fuerzas Armadas, fueron asesinados en ataques separados por pocas horas de diferencia entre el domingo y el lunes.

"La Unión Africana hace un llamamiento urgente a los partidos y actores políticos de este país a que ejerzan la moderación y se abstengan de sumir al país una vez más en una espiral de luchas por el poder", dijo el organismos continental en una declaración.

"La Unión Africana subraya la necesidad de hacer todo lo posible para evitar el uso de la violencia y acaparamiento del poder como medio de solucionar las disputas", dijo, añadiendo que enviaría un enviado a Bissau "para evaluar la situación y evitar que se agrave la situación".

La Unión Africana suspendió a la vecina Guinea tras el golpe de Estado en diciembre que siguió a la muerte de su presidente.

Destacados enviados de países de habla portuguesa, incluido el secretario de Estado de Exteriores y Cooperación portugués Joao Gomes Cravinho, llegaron a Bissau el martes.

"Nos mantenemos en constante contacto telefónico, pero en realidad estar allí te da un tipo diferente de señales y otra oportunidad para el diálogo. En este momento no hay indicios de una necesidad de una fuerza militar o internacional en Guinea-Bissau", dijo Cravinho a la televisión SIC de Portugal antes de su partida.

CALMA INCIERTA

La vida en Bissau comenzó a regresar a la normalidad, con algunas tiendas reabriendo el martes.

Las emisoras de radio locales reanudaron sus emisiones. El ejército les había ordenado dejar de emitir el domingo a última hora después del asesinato de Na Wai en una explosión en el cuartel general de las Fuerzas Armadas.

La Asamblea Nacional tenía previsto celebrar una sesión especial, dijo una cadena de radio privada.

El presidente del Parlamento Raimundo Pereira se convierte en presidente por un periodo limitado en espera de las elecciones según contempla la constitución, que las Fuerzas Armadas han prometido respetar.