Público
Público

Errores quirúrgicos evitables siguen siendo un problema en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Un nuevo estudio en EstadosUnidos demuestra que la cirugía en el lado equivocado del cuerpo,o hasta en el paciente equivocado, sigue siendo un problema.

Los registros de los seguros de salud demuestran que en27.000 efectos adversos que informaron los médicos existieron 107casos de cirugías en el lado equivocado del cuerpo y 25 en elpaciente errado.

"Es un problema grave prevenible", dijo el doctor Martin A.Makary, cirujano de la Johns Hopkins University, de Baltimore,que no participó del estudio.

Makary estima que en Estados Unidos una de cada 75.000cirugías son inadecuadas, a veces con consecuencias fatales, comoen el caso de un paciente en el nuevo estudio que murió despuésde que le operaran el pulmón equivocado.

"En el ranking del sistema de salud es un problema que ocupaun puesto bastante bajo comparado con otros inconvenientes, peroocupa un lugar muy alto si se considera que se puede prevenir",indicó Makary.

El equipo del doctor Philip Stahel, de la University ofColorado en Denver, halló daños significativos en 43 de 132casos.

Los expertos detectaron errores de comunicación en todas lascirugías del paciente equivocado, mientras que en la cirugía dellado equivocado, los errores fueron de juicio clínico y por lafalta de una sesión corta de información sobre el paciente antesde la cirugía.

Eso a pesar del uso generalizado de un protocolo que incluyeesas sesiones llamadas "tiempo fuera" para confirmar que losmédicos están trabajando con el paciente indicado.

"No es tan sencillo como adoptar una lista de control ydemanda un cambio de cultura. Existe una jerarquía muy rígida enel quirófano. Las órdenes circulan telegráficamente. Es unambiente muy intimidante", dijo Makary.

Por eso, alentamos a los pacientes a pedirle al equipo médicoque se tome ese tiempo fuera antes de la cirugía", consideró elexperto, quien agregó que hasta se puede marcar la parte delcuerpo a operar con un marcador indeleble.

FUENTE: Archives of Surgery, 18 de octubre del 2010