Público
Público

Las esculturas de Juan Ripollés se adueñan de los jardines de Estoril

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una amplia muestra de las esculturas del español Juan Ripollés (Castellón/1932) fue inaugurada ayer en uno de los iconos de la costa lusa, el Casino de Estoril, de cuyos jardines se han adueñado las formas rotundas y los colores del artista español.

En total diez esculturas de bronce y hierro salen al paso de los viandantes en los espacios del parque mientras el tablero azul y naranja del "Ajedrez" de Ripollés, con 22 caprichosas figuras realizadas en cristal de Murano, se exhiben en la entrada del Casino.

Los conjuntos escultóricos, que se han mostrado ya en calles holandesas e italianas y en ciudades españolas como Valencia, Córdoba, Sevilla y Madrid, permanecerán en Portugal hasta el 30 de septiembre.

Ripollés, un creador multidisciplinar que ha cultivado con éxito internacional la pintura, la escultura y el grabado, expone en Estoril dentro del convenio de colaboración existente entre el casino de Estoril y el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), según informó su directora, Consuelo Císcar.

Ese acuerdo permitió traer el año pasado a Portugal otra exhibición destacada de la entidad artística de Valencia, Los Silencios de Colón, de Cristóbal Gabarrón, que tuvo una gran acogida en Portugal.

La exposición de Ripollés, cuya comisaria es la crítica de arte portuguesa Margarida Prieto, se ofrece al público luso como una muestra de "espontaneidad ancestral" moldeada por las manos del escultor.

Los modelos de animales o de hombres plasmados por el artista van de la abstracción figurada a la teatralidad y a un surrealismo que juega con los elementos de la naturaleza.

El escultor español, autodidacta y marcado por una larga estancia en París en los años 50 y 60, trabaja con metales, terracota, fibra de vidrio y cristales, con los que moldea sus características obras, algunas antropomórficas y geométricas, que evocan fetiches o figuras costumbristas.

Ripollés ha tenido también exposiciones destacadas, entre otras, en Barcelona, Nueva York y Venecia, ciudad ésta en cuyas calles exhibió en 2007 otro conjunto de 16 grandes esculturas.

Mário Assis Ferreira, presidente del Casino Estoril, institución que cuenta con una galería de arte y una amplia tradición de vinculación con exhibiciones de pintura y escultura, afirmó que las obras de Ripollés, un "inventor de colores", transmiten una "singular fusión y simbiosis entre creador y criatura".