Público
Público

España cierra una subasta de letras con fuerte demanda aunque a mayor interés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La elevada demanda que ha encontrado hoy en el mercado de deuda la emisión española de letras a tres y seis meses confirmaba una vez más el interés de los mercados por la deuda española, pese a que las tensiones y cierta "irracionalidad" del mercado han obligado al Tesoro a subir ligeramente el interés.

España adjudicaba hoy 3.225 millones de euros en letras a tres y seis meses frente a los 10.380 millones solicitados por las entidades, con un interés marginal del 1,749 % para las primeras y del 2,73 % para las segundas, ligeramente superior al aplicado en la anterior subasta de estas denominaciones.

El buen resultado de la subasta ha propiciado un importante descenso en el riesgo país de España, que ha terminado la sesión en 305 puntos básicos, desde los 332 de la víspera, y con el rendimiento de los bonos españoles en el 5,010 %.

De este modo, el ratio de cobertura, que es la proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado, ha sido de nuevo muy elevado, un dato que los analistas consultados sitúan como la clave para calificar la emisión de hoy como muy positiva.

El analista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, destaca que España sigue sin tener problemas de financiación, al tiempo que achaca la subida del interés a los problemas y las tensiones del mercado interbancario.

Los inversores, señala, siguen prefiriendo las subastas del Tesoro, tal y como demuestra la buena demanda y el elevado importe de la colocación, en la parte alta del rango estimado, que oscilaba entre 2.500 y 3.500 millones de euros.

José Luis Martínez Campuzano, de Citi, se queda también con la fuerte demanda, al tiempo que matiza que el mercado tiene la mirada puesta en Grecia, y en la esperada aprobación del "nuevo" paquete de ajuste, que debe aprobar hoy el Parlamento heleno.

No obstante, el analista reconoce que el alza de tipos de interés "es algo complicado de valorar considerando que la situación se ha relajado en los dos últimos días".

Estamos hablando, añade, de mercados que no funcionan, donde buscar respuestas a muchas preguntas sobre comportamientos irracionales "puede no tener sentido".

Por lo que respecta a Grecia, el departamento de análisis de Bankinter estima que no parece probable que se apruebe de manera inmediata el tramo de ayuda pendiente por un importe de 8.000 millones de euros, aunque indican que la entrevista que celebran esta tarde el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, y la canciller alemana, Angela Merkel, podría dar un giro a la situación.

Italia también afrontó hoy una nueva reválida en el mercado de deuda, un test en el que tuvo que pagar un 4,51 %, el mayor coste desde julio de 2008, por 11.000 millones de euros en bonos a dos años.

La cantidad adjudicada se ha quedado corta ya que el objetivo se elevaba hasta 14.500 millones, en la que era la primera subasta que afrontaba el país transalpino desde que Standard & Poor's rebajara su calificación el pasado 19 de septiembre.

Tanto Italia como España se beneficiaban en las últimas semanas de la decisión adoptada a comienzos de agosto por el Banco Central Europeo (BCE) de comprar bonos italianos y españoles, lo que relajaba la prima de riesgo de ambos países, que es el sobrecoste que los inversores piden por comprar deuda nacional a diez años en vez de alemana del mismo plazo, considerada la más segura de Europa.

La próxima cita del Tesoro español en el mercado de deuda será el jueves 6 de octubre, una subasta de bonos a tres años con vencimiento en 2014.