Público
Público

España, Portugal y Latinoamérica sitúan la vanguardia de su diseño en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Central del Matadero de Madrid ha dejado hoy paso franco al público para la inauguración de la I Bienal Iberoamericana de Diseño (BID), en la que ya se muestran los trabajos más punteros de 260 profesionales de España, Portugal y Latinoamérica.

Entre onzas de chocolate, carteles reivindicativos, juguetes, equipos de cardiología y sillas con formas de animales, la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, y el presidente de la Asociación de Diseñadores de Madrid (DIMAD), Manuel Estrada, han inaugurado la feria iberoamericana de diseño.

"La bienal da un impulso industrial al diseño y contribuye de manera decisiva a acercar las dos orillas del Atlántico", ha declarado Trinidad Jiménez durante la inauguración.

A este acercamiento se ha referido también, con una metáfora, Manuel Estrada, quien ha recordado "La balsa de piedra", de Saramago, en la que una falla separaba a la península de los Pirineos y ésta vagaba hacia América.

"Ésta es la muestra más importante", ha recordado Estrada sobre la exposición del Matadero, "pero hay otras seis más, además de 35 actos relacionados que constituyen una red de actividades que muestra cómo narra y cómo se comporta el diseño".

Las demás exposiciones a las que Estrada ha apuntado habitarán hasta el final de la bienal en distintos espacios de la capital, como la Casa de América, donde se mostrarán carteles realizados por jóvenes de las favelas brasileñas o el Museo de Artes Decorativas, con una exposición de muebles

En el Instituto de México en España se hablará de usos y costumbres mexicanos, mientras se contrastan diseños de sillas de mediados del siglo veinte y más contemporáneos; y en la Universidad Europea de Madrid se organizarán dos monográficos sobre Alejandro Magallanes y Daniel Gil.

Esta primera Bienal Iberoamericana pretende cumplir con uno de los principios del DIMAD, que "el fin del diseño no son los objetos, sino las personas", ha señalado Manuel Estrada.

Para Estrada, España ha entrado cuatro décadas tarde en este mundo del diseño, por culpa de los "regímenes que han impedido que las culturas industriales fueran más permeables", pero a pesar de esto, ha afirmado que "lo más difícil de esta singladura no es ponerla en marcha, sino que continúe".

El presidente del International Council of Societies of Industrial Design (ICSID), Carlos Hinrichsen, invitado de honor de esta inauguración, ha destacado el esfuerzo que ha supuesto "ofrecer una gran tribuna al diseño iberoamericano", y ha deseado que se cumpla el desafío de "seguir adelante".

Parte de estas exposiciones que aglutinan 360 trabajos de 22 procedencias saltarán desde Madrid a otras ciudades europeas o iberoamericanas, en una itinerancia que preparará el camino para la siguiente cita del diseño en 2010.