Público
Público

Español expulsado de una manifestación y herido en La Habana regresa a España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Manuel Benito del Valle, que el pasado lunes fue expulsado de una manifestación a favor de los derechos humanos en La Habana, en la que resultó herido, regresó hoy a España satisfecho de la repercusión de aquella protesta, aunque preocupado por las represalias que puedan sufrir sus amigos cubanos.

Benito del Valle viajó hoy de La Habana a Madrid, desde donde viajará esta noche a Sevilla para reunirse con sus familiares.

El joven, de 29 años, recordó, en declaraciones a Efe, que el pasado día 10 participó en una marcha "que debía ser pacífica y en silencio", frente a la sede de la ONU en La Habana, con el lema "Basta de apartheid en Cuba".

El joven, que había sido becario en Cuba del Instituto de Comercio Exterior de España, volvió a aquel país utilizando el visado y la condición de diplomático de que aún disfrutaba "porque si hubiera pedido un visado de turista me lo habrían denegado por mi relación con la disidencia cubana", detalló.

El día 10, unos doce manifestantes llegaron al lugar de la marcha rodeados de policías y al comenzar la misma "una turba de unas doscientas personas, la mitad miembros de la seguridad del Estado y la otra mitad ciudadanos reclutados en comités de trabajo, nos rodearon y comenzaron los empujones, golpes y amenazas".

Varias personas les empujaron a él y a su amiga cubana Milena Almira hacia una calle poco concurrida, pararon un coche al azar y les obligaron a subir, con un conductor "que no sabía nada de lo que pasaba".

Poco después bajaron del vehículo, tras comprobar que el conductor recibía una llamada de la policía, y se refugiaron en un hotel.

Benito del Valle avisó a la Embajada de España en Cuba sobre lo sucedido y pasó dos días en casa de unos amigos, hasta que hoy se dirigió al aeropuerto sin saber si le dejarían salir del país, aunque finalmente no tuvo ningún problema.

El joven pidió disculpas a la Embajada de España "por las molestias causadas", y reconoció que "se portaron de manera madura y ayudaron a que saliera del país".

El joven afirmó que lo que le preocupa ahora son las represalias que pueden sufrir sus allegados cubanos.

Criticó que el primer correo electrónico que ha recibido al llegar a España ha sido del Instituto de Comercio Exterior, "comunicando que me han anulado la beca que tenía en su segunda fase, basándose en que supuestamente me he retrasado en una contestación".