Público
Público

Espert interpreta un poema dramático de Shakespeare en forma de monólogo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actriz Nuria Espert interpreta "La violación de Lucrecia", un poema dramático de Shakespeare representado en forma de monólogo, en un espectáculo dirigido por Miguel del Arco y programado dentro del Festival Temporada Alta de Girona.

Espert es la única actriz sobre el escenario, con un papel cambiante en el que comienza interpretándose a ella misma, continúa como narradora y acaba dando vida a los personajes de Tarquinio, el violador; Lucrecia, la violada, y al marido de ésta.

El director Miguel del Arco ha elogiado el trabajo de la actriz: "Los ensayos han sido muy duros, como en todos los espectáculos de un actor, y más en éste, en el que Nuria Espert mantiene una tensión emocional, sin sosiego, durante una hora y cuarto".

Ambos han declarado que ha habido "un entendimiento absoluto", y Espert ha confesado que "tanto la aportación de Miguel del Arco, como la de (la autora de la creación sonora) Sandra Vicente, ha sido fundamental para crear una atmósfera".

"Miguel del Arco -ha continuado la actriz- se ha convertido para mí en un compañero de aventuras, con el que no me siento tan sola en el escenario".

Precisamente, la ambientación sonora ha permitido a la actriz sentir que "se liberaba una carga de mis espaldas" con tantos cambios de personajes y de pensamientos.

En cuanto al escenario, el director comenta que se trata de un diseño "muy simple, casi esquemático": una cama con dosel, una mesa y una silla son los elementos de lo que podría ser la habitación de la propia narradora, que, al mismo tiempo, permite recrear ante los ojos del espectador la habitación de Lucrecia.

Sin embargo, la iluminación, obra de Juanjo Llorens, y la atmósfera sonora convierten ese ambiente esquemático en "un espacio de pura enajenación", subraya Del Arco.

En opinión del director, "la obra funciona casi como una película de miedo, en la que lo que se cuenta es terrible, pero aún más por la crueldad como lo cuenta Shakespeare".

Espert había acariciado en reiteradas ocasiones la posibilidad de llevar a la escena un texto basado en la leyenda del origen de Roma, las luchas por el poder y el papel de la mujer en la época, que es de las primeras obras de juventud de Shakespeare, y que había recitado varias ocasiones.

"Estoy contenta porque ha salido un proyecto por el que he luchado muchísimo", ha dicho Espert, quien ha revelado que Miguel del Arco le cautivó desde el principio, cuando tras leer la obra, le dijo: "¡Es genial, trepidante, como un guión de Tarantino!", a lo que ella espetó: "¡Es mi hombre!".

Miguel del Arco era, para Espert, el único director en quien podía depositar toda su confianza para decidirse a "afrontar el reto de convertir la narración y todos sus personajes en seres de carne y hueso, no sólo en mágica literatura".

Según Espert, en los poemas de "La violación de Lucrecia" "ya está todo Shakespeare, porque ya entonces es el grandísimo poeta que luego reconocemos en 'Otelo' o 'Hamlet'".

La extraordinaria y emocionante narración del hecho criminal que terminó con el reinado de los reyes en Roma y que propiciaron la instauración de la república romana se convierte en la pluma de Shakespeare en "un mosaico de sentimientos, pasiones, arrebatos y delitos, en un espectáculo de gran belleza a pesar de su escalofriante violencia", señala Espert.

El trabajo de los últimos meses de preparación de la obra ha sido, asegura la actriz, "el más duro de mi carrera", parecido quizás a "Las criadas" o a "Maquillaje", un trabajo en el que se han mezclado "placer, fatiga física y mental y en algunos momentos profundo desconcierto".