Público
Público

Estadounidenses gastan más dinero en salud: informe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los estadounidenses gastaronun 40 por ciento más del dinero de sus bolsillos en salud en ladécada pasada, reveló un informe publicado en la revista HealthAffairs.

La causa es el aumento de las enfermedades crónicas, enespecial la diabetes y la hipertensión, no sólo en los "adultosmás mayores", sino entre los de la generación posguerra.

"Las enfermedades crónicas son algo más que un problema desalud para el adulto mayor. Son una preocupación económica paracada estadounidense", declaró la coautora del informe, KathrynPaez.

"Tomarse tiempo y hacer el esfuerzo de prevenirenfermedades como la hipertensión y la diabetes ahorrará eldinero de los estadounidenses y mejorará su calidad de vida",agregó Paez, investigadora del Center for Health Policy andResearch, Social and Scientific Systems, en Maryland.

El equipo de Paez comparó el gasto en salud de la poblaciónen 1996 y el 2005 con datos de una encuesta nacional llamadaMedical Expenditure Panel Survey, que representa a 292 millonesde estadounidenses.

Los autores hallaron que el gasto promedio anual de lasfamilias en salud pasó de 427 dólares en 1996 a 741 dólares enel 2005.

Esto es un aumento ajustado por inflación del 39,4 porciento en gastos de salud a cargo directamente del consumidorpara cubrir copagos, franquicias y todo aquello asociado con laatención médica que no cubren los seguros médicos.

Los medicamentos de venta bajo receta representaron elmayor gasto de bolsillo. Según el equipo, los estadounidensesmayores de 65 años con varias enfermedades crónicas gastaronunos 1.292 dólares por año en fármacos recetados en el 2005,cinco veces más que lo abonado en consultas médicas.

El pico más alto en el gasto afectó a las personas conenfermedades crónicas múltiples, como hipertensión y diabetes.Entre 1996 y el 2005, esas enfermedades alcanzaron 9,7 puntosporcentuales entre la población de 45 a 64 años.

Los blancos tuvieron más enfermedades crónicas que otrasetnias y las mujeres fueron más propensas que los hombres atener por lo menos una enfermedad crónica.

Los estadounidense pobres o de bajos ingresos sin Medicaid,que es la cobertura federal de Estados Unidos, gastaron dosveces más en salud que los beneficiarios del plan.

Eso indicó el equipo, muestra la necesidad de ampliar lacobertura a los adultos no mayores que no pueden obtener unseguro de salud a través de sus empleadores u otros medios.

Ese grupo es el que "cada vez desarrolla más enfermedadescrónicas mientras disminuye su calidad nutricional".

Dado que muchos trastornos crónicos se deben a los maloshábitos y mejoran cuando lo hace el estilo de vida, losbeneficios y la reforma del sistema de salud deberían incluirincentivos para que la población adopte hábitos para reducir elriesgo de enfermedades crónicas y mejore la salud, concluyó elequipo.

"Los empleadores reconocen cada vez más el valor de losprogramas de bienestar y los ofrecen a sus empleados. Pero senecesitan mayores esfuerzos sistemáticos para inducir el cambiosocial que incluya la prevención primaria y secundaria como unbeneficio básico y que los estilos de vida saludables sean unanorma cultural", agregaron los autores.

FUENTE: Health Affairs, enero/febrero del 2009