Público
Público

La estrategia de Camps irrita al PP

Cargos conservadores no entienden que haya mantenido que pagó los trajes sin poder demostrarlo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Esto se está poniendo muy mal'. Así resumía ayer un alto dirigente conservador su impresión después de que el juez que instruye la rama valenciana del caso Gürtel viera indicios de cohecho en los trajes recibidos por Camps de la trama liderada por Francisco Correa. Su parecer no es aislado en las filas del PP. Un importante número de cargos del partido consultados por este periódico mostraron ayer su preocupación por el derrotero que pueda seguir el caso en los tribunales y por la forma en la que el president ha articulado su defensa.

'Lo peor de todo es el modo en el que Paco ha gestionado el caso. Los datos conocidos ayer [por el lunes] ponen de manifiesto que mintió', mantiene un diputado del PP en alusión al hecho de que el magistrado haya acreditado que fueron las empresas de Correa las que pagaron los polémicos trajes. '¿Entonces, por qué Camps ha mantenido, por activa y por pasiva, que pagó su ropa en metálico con el dinero de la caja de la farmacia de su mujer?', se pregunta la misma fuente.

En la misma línea, hay quien considera que la situación no habría llegado a un punto tan delicado si Camps hubiese asumido que había recibido regalos de un amigo. 'Se pide perdón, se asumen responsabilidades y punto', alega otro parlamentario.

Pese al malestar, las voces a favor de que Camps se aparte de su cargo son reducidísimas, al contrario de lo que ocurre cuando se pone sobre la mesa la situación del tesorero del partido, Luis Bárcenas. 'No se ha probado nada, la imputación no es una condena, por lo que no hay motivos para que renuncie', señalan desde el entorno de Mariano Rajoy.

Todas las fuentes consultadas coinciden en que 'hay que esperar' a que la investigación judicial avance antes de exigir responsabilidades. Y en boca de todos aparecen los casos de Canarias y Baleares. Es el final feliz con el que el PP sueña también para la Comunidad Valenciana. 'En Canarias y en Baleares hemos sufrido una persecución intolerable, acusaciones de corrupción... El honor de muchas personas ha quedado tocado y al final se ha demostrado que no hay nada de nada', explica un líder regional.

En defensa de Camps, sus compañeros alegan, además, el 'escaso valor económico' de los trajes que supuestamente recibió de la trama de Francisco Correa.

No obstante, llama la atención que el partido haya pasado de defender a capa y espada que Camps pagó sus trajes a asumir que se los regalaron.

En un día en el que el partido emitió un comunicado en el que manifestaba su total confianza en el president, fueron pocas las voces que, en público, se atrevieron a pronunciarse sobre las novedades judiciales. Las que lo hicieron, fue para ubicarse en la línea marcada por la dirección nacional del partido.

Así, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, echó un capote a Mariano Rajoy al mantener que 'todo lo que hace la dirección de mi partido me parece bien'. Todos los cargos de Aguirre imputados en la trama madrileña de este escándalo han sido suspendidos de militancia.

Más allá en sus declaraciones fue la presidenta del PP catalán. Alicia Sánchez Camacho puso la mano en el fuego por su compañero de partido y aseguró que Camps le ha repetido en varias ocasiones 'que es inocente, que ha pagado todo y que lo puede demostrar'.

Pese a que la situación de Rajoy es delicada por la férrea defensa que está haciendo de uno de los barones regionales que más votos proporciona al partido, las fuentes consultadas coinciden en señalar que es lo que le toca. Primero, porque con la defensa de Camps, Rajoy está además 'defendiendo al partido'. 'Eso es lealtad política', dice una diputada. Y, segundo, porque se lo debe. 'Camps fue uno de los primeros en apoyar de Rajoy en los meses previos al XVI Congreso del PP'.