Público
Público

"Estuve seis horas esperando a que me atendieran"

Cristina Martín. Las Urgencias del CAP de Arboç (Tarragona) están cerradas por las noches

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Hace poco fui al hospital y me tuvieron más de seis horas esperando para atenderme. ¿Qué pasará a partir de ahora? ¿Cuántas horas tendremos que esperar para que nos atiendan en un centro sanitario? ¿Realmente era necesario cerrar las Urgencias nocturnas de tantos ambulatorios en Catalunya?'. Cristina Martín es una vecina de Arborç, un municipio de Tarragona afectado por los recortes sanitarios emprendidos por la Generalitat.

'Ahora que ha cerrado el Centro de Atención Primaria (CAP) por las noches, no sé cómo iré al hospital algún día si tengo una urgencia, porque no tengo coche propio', cuenta Cristina. Hasta ahora, cuando ha tenido alguna necesidad de asistencia médica, le ha bastado con acercarse a pie hasta el centro médico, cosa que, desde el pasado mes de agosto, resulta imposible por las noches, pues las Urgencias permanecen cerradas.

'Todas aquellas personas que no tenemos un medio de transporte propio estamos totalmente indefensas', denuncia indignada Cristina. Esta ciudadana está muy molesta por el cierre del servicio de Urgencias nocturnas y pide que se recorten gastos de 'otro lado, pero no de servicios tan básicos y necesarios como este'.

La joven reconoce que, en medio de toda la ola de recortes sanitarios de la Generalitat de Catalunya, 'hay cosas que no se entienden'. 'Estoy convencida de que se podría priorizar y reducir gastos que de verdad sean prescindibles', dice. Para ilustrar su argumento, Cristina pone un ejemplo de gasto municipal 'innecesario', según ella, en Arboç. 'Al principio del verano, el Ayuntamiento invirtió 20.000 euros en la puesta a punto de la piscina descubierta, algo que considero que no es una necesidad de primer orden, como tampoco lo es tener 15 policías municipales en un pueblo de 5.500 habitantes', explica.

El pueblo de Arborç es uno de tantos afectados en Catalunya por el primer recorte sanitario. Cristina, como el resto de vecinos del municipio, teme un futuro colapso en el centro al que han sido derivados por las noches, el Hospital del Vendrell. 'Que hagan lo que quieran, pero nosotros pagamos unos impuestos para recibir unos servicios y no nos los pueden quitar'.