Público
Público

Una Eurocámara contra la crisis

Conservadores y socialistas pactan un acuerdo para frenar a la extrema derecha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una derecha sin mayoría y una izquierda diezmada estrenan hoy escaño en el Parlamento Europeo, que celebra su sesión constitutiva. Los 736 diputados, la mitad de ellos nuevos en Estrasburgo, están llamados a reconducir económica e institucionalmente a la UE, inmersa en una crisis económica sin precedentes y pendiente del segundo referéndum sobre el Tratado de Lisboa en Irlanda, previsto para octubre, que podría amplificar las competencias y la voz de la Eurocámara.

Del de Irlanda depende, además de un poder acrecentado de la Cámara y del resto de instituciones, la estabilidad política de la Comisión Europea, que José Manuel Durão Barroso, su actual presidente, aspira a presidir.

'No hay plan B' al de los irlandeses, confiesan los diputados que ya vieron desvanecerse su sueño de la Constitución Europea hace cuatro años. Quizá por eso, los dos grupos mayoritarios, el Partido Popular Europeo (PPE, 265 escaños) y la Alianza de Socialistas y Demócratas (S&D, con 184), han reeditado sin contratiempos un acuerdo de legislatura para repartirse la mayoría de los cargos y frenar a los partidos de ultraderecha y euroescépticos, que han crecido en número pero están fragmentados.

El presidente de la Eurocámara será con toda probabilidad Jerzy Buzek, el antiguo ministro conservador de Polonia que encaminó a su país hacia la entrada en la UE. Dos españoles, Alejo Vidal-Quadras (PP) y Miguel Ángel Martínez (PSOE), ocuparán previsiblemente sendas vicepresidencias. Mientras, Juan Fernando López Aguilar, jefe de filas de los socialistas en Bruselas, ha sido confirmado para presidir la comisión de Justicia e Interior.

La nueva configuración recibe nuevas marcas para acoger a los 21 diputados del Partido Demócrata Italiano, a los cinco grupos a ambos extremos y a los no inscritos que superan un tercio de los escaños. Los liberales, partido bisagra, mantienen la tercera posición en cuanto a número de diputados, 84. En este grupo se inscriben Izaskun Bilbao (PNV) y Ramón Tremosa (CiU).

Detrás están los Verdes, que han protagonizado un fuerte ascenso hasta los 55 escaños y cuentan con Raúl Romeva (ICV-Verds) y Oriol Junqueras (ERC). El mismo número tienen los tories británicos, aliados con conservadores checos y el partido de los polacos hermanos Kaczinsky, que han formado un nuevo grupo de perfil eurocrítico y a la derecha del PPE.

Los otros dos grupos son Izquierda Unitaria, con 35 y presencia española con Willy Meyer (IU), y los euroescépticos de Europa de la Libertad y la Democracia, que cuentan con 30 y la promesa de acabar con la UE. En los no inscritos están los dos diputados xenófobos del British National Party y Francisco Sosa Wagner, elegido por UPyD.

El ‘europirata’
Christian Engström, el nuevo diputado por el Partido Pirata sueco, llega a la Eurocámara para reformar el ‘copyright’ y abolir las patentes.

La ‘ahijada’ de berlusconi
Barbara Matera, de 28 años, es la única de las modelos apadrinada por el partido de Silvio Berlusconi que ha logrado su escaño.

El xenófobo
Nick Griffin, líder del British National Party, apuesta por “hundir unas cuantas pateras” para acabar con la inmigración.

La benjamina
Emilie Turunen, con 25 años, es la diputada más joven. Socialista danesa, forma parte del 35% de mujeres de la Eurocámara.

La ‘hija de’
Elena Basescu, hija del presidente de Rumanía, Traian Basescu, fue elegida como independiente tras ser rechazada por el partido que apoya a su padre en el Gobierno.