Público
Público

El ex inspector Peña, a punto de llorar, dice que nunca ha hecho seguimientos ni 'dosieres'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex inspector jefe de policía Marcos Peña, asesor de Protección Ciudadana de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, ha asegurado hoy, con la voz entrecortada y a punto a llorar en la comisión de espionaje, que "nunca ha participado en seguimientos a personajes políticos ni públicos, ni en la elaboración de dosieres".

"Rechazo este tipo de prácticas y afirmo que nunca ha sido así y que no he participado nunca en este tipo de actividades dentro o fuera de la Consejería", ha aseverado el policía en relación a los supuestos 'dosieres' que, según "El País", habría elaborado para el consejero Francisco Granados.

"Nunca he participado en ningún seguimiento a personajes políticos ni públicos. Mi actividad se concreta exclusivamente en labores de asesoría para facilitar la toma de decisiones de los responsables de la Consejería", ha añadido el asesor, visiblemente emocionado ante la Comisión de Investigación.

En su comparecencia, Marcos Peña ha hecho hincapié en que los hechos que investiga la comisión -los supuestos espionajes a políticos desde la Consejería- fueron "anteriores" a su ingreso en la Comunidad, ya que Granados le fichó el 27 de junio de 2008 y los seguimientos desvelados por ese diario supuestamente se realizaron entre marzo y mayo de 2008.

Ha dicho además que rechaza "rotundamente" que se haya producido "cualquier actuación irregular de él y su entorno"; y ha aseverado que no ha tenido "nada que ver" con informes sobre Ciempozuelos y Coslada, y que ambos son "casos anteriores" a que la Consejería le contratara.

Ha señalado también que "no conoce" a Agustín Carretero, el alto cargo que supuestamente inició la investigación de Ciempozuelos.

Sobre el supuesto informe encargado por Granados acerca de la mafia en las discotecas de Madrid, Peña ha reconocido haber "aportado" algunas "informaciones" recabadas gracias a sus "contactos", pero ha subrayado que "todo dentro de la legalidad".

"Todos los hechos que se me imputan por los medios son falsos", ha declarado el policía, tras relatar en la comisión las circunstancias en que se produjo la "informal" e "incómoda" conversación que -según él- mantuvo con el periodista de "El País" Francisco Mercado, antes de que éste publicara que había elaborado informes para Granados sobre casos de corrupción como los destapados en Coslada y Ciempozuelos, y el de la mafia en las discotecas de Madrid.

Peña ha afirmado que accedió a hablar con Mercado después de rechazar durante tres días sus "insistentes" llamadas, en las que le advertía de que disponía de información que le responsabilizaba de seguimientos a políticos.

"Interpreté que la situación era grave y que esas acusaciones falsas me podrían hacer daño a mi y la Comunidad de Madrid como institución; así que accedí a hablar con él para explicar la verdad y porque no tengo nada que ocultar ", ha señalado.

Según Peña, Mercado no recogió la totalidad de su conversación, publicó una información que no era "correcta", dibujó en su noticia un "contexto totalmente distinto" al que estuvo presente en su charla y tampoco recogió en su totalidad la carta de rectificación que posteriormente envió al periódico.

En su comparecencia, Peña ha indicado que en 2007 y 2008, antes de ser contratado por la Comunidad estaba "tranquilamente en su casa", porque, cuando dejó de trabajar como director de Seguridad de Iberdrola, con el dinero que le "aportaba el contrato blindado" de la eléctrica su situación era "mejor" incluso que cuando trabajaba en ella y le "daba para vivir hasta la jubilación".

Sobre sus funciones en la Consejería ha explicado que no dispone ni de estructura orgánica ni de programa presupuestario; que su despacho está en la calle Gobelas, dentro de la sede de la Dirección General de Seguridad; y que "siempre" ha desarrollado funciones de asesoría, análisis y evaluación, y "nunca ningún tipo de función operativa ni ejecutiva".

Ha apuntado que orgánicamente depende del viceconsejero Alejandro Halffter, con quien despacha "habitualmente", y que laboralmente depende de Granados, al que conoció en la década de los 90, durante su etapa en Iberdrola, cuando Granados trabajaba como "director financiero especializado en temas energéticos".

Peña, que ha animado a los diputados a abordar un cambio organizativo en la estructura de la Seguridad regional, ha manifestado que "puntualmente ha colaborado" con el trabajo del director general de Seguridad, Sergio Gamón, en labores de protección de edificios y para "resolver posibles eventualidades en actos públicos del gobierno, revisando protocolos de seguridad 'in situ' en los momentos previos al acto".

"A veces hay que hacer de todo, porque esto no da para más; hay mucha gente, mucho trabajo y muchos problemas", ha apuntado.

Tanto la portavoz del PSOE, Maru Menéndez, como la de IU, Inés Sabanés, han afirmado que la comparecencia de Peña sólo ha servido para arrojar más "dudas" sobre los casos de espionaje y que lo único que ha quedado claro es que éste despachaba directamente con el consejero y que hacía "labores de avanzada".

Por su parte, el 'popular' David Pérez ha criticado a la oposición por poner en duda la trayectoria profesional de Marcos Peña y ha dicho que su comparecencia ha demostrado que las acusaciones de "El País" son "falsas".