Público
Público

Estado de excepción en Filipinas para liberar a los cooperantes de Cruz Roja secuestrados

Fueron secuestrados por Abu Sayyaf, vinculado a Al Qaeda, que ha dado de plazo hasta hoy para no decapitar a ninguno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Filipinas declaró este martes el estado de excepción en el sur del archipiélago para que el Ejército pueda atacar el campamento de Abu Sayyaf donde están secuestrados tres cooperantes de la Cruz Roja Internacional.

Abu Sayyaf amenaza con decapitar a uno de los rehenes tras haberse agotado el plazo dado a las autoridades para que cumplieran su demanda de que los soldados se retiren de la isla de Joló.

Previamente, la Cruz Roja llevó a cabo un intento de última hora para salvar la vida de uno de sus tres cooperantes secuestrados.

El presidente de la Cruz Roja, el senador Richard Gordon, se dirigió por televisión a los captores para pedirles que no maten a los cooperantes, cuando ya se ha cumplido el ultimátum de 24 horas fijado por la organización extremista.

La hora límite eran las 14,00 hora local (06,00 GMT), según el ministro del Interior filipino, Ronaldo Puno.

Sin embargo, el Gobierno insiste en que no puede replegarse a tiempo de 15 aldeas de la isla de Joló, mil kilómetros al sur de Manila, y advierte de que responderá con la fuerza si alguno de los secuestrados sufre daños.

Hace dos semanas, Abu Sayyaf aseguró que liberaría a uno de ellos si los soldados dejaran de asediar una de sus bases en Joló, pero finalmente se echaron atrás a pesar de que los militares cumplieron su demanda.

La organización extremista, que ha decapitado en el pasado a varios de sus rehenes, no ha exigido hasta ahora el pago de un rescate.

El suizo Andreas Notter, de 39 años, el italiano Eugenio Vagni, de 62, y la filipina Jean Lacaba, de 37, fueron secuestrados el pasado 15 de enero cuando llevaban a cabo una inspección rutinaria de una cárcel en Joló.

Fundado en 1991 por ex combatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, Abu Sayyaf está vinculado a la Yemaa Islamiya, considerado el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Declarado grupo terrorista por los gobiernos de Filipinas y Estados Unidos, se le atribuyen los atentados más sangrientos de los últimos años en el archipiélago y múltiples secuestros de nacionales y extranjeros.