Público
Público

Extremadura, la única región española en 2005 con el PIB per cápita inferior al 75%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Extremadura es la única comunidad autónoma que en 2005 aún tenía un PIB por habitante inferior al 75% de la media comunitaria, porcentaje por debajo del cual las regiones pueden acceder a la mayor parte de ayudas para el desarrollo regional.

Según los datos facilitados hoy por Eurostat, la oficina estadística comunitaria, el PIB per cápita en Extremadura equivalía en 2005 al 69,7 por ciento de los Veintisiete.

España, que ya había superado el año anterior la media comunitaria, siguió avanzando en ese ejercicio, hasta el 103 por ciento.

Ocho comunidades autónomas se situaban por encima de la media de la Unión Europea (UE), encabezadas por Madrid (133,9%); País Vasco (130,8%); Navarra (129,2%); Cataluña (122,1%); Baleares (113,7%); La Rioja (110%); Aragón (109,5%), y Cantabria (100,9%).

Las regiones españolas más desfavorecidas eran, en orden creciente y después de Extremadura, Andalucía (80,4%); Castilla-La Mancha (81,8%); Galicia (84,2%); Murcia (87,7%); Asturias (90,2%); Canarias (93,7%); Comunidad Valenciana (94,8%), y Castilla y León (97%).

Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla también estaban por debajo de la media comunitaria, con un PIB por habitante del 93,5% y 91,3%, respectivamente.

Además de Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia siguen en el marco presupuestario 2007-2013 en el grupo de regiones que reciben ayudas prioritarias, ya que para el reparto se tomó como referencia la situación de renta en el periodo 2000-2002.

En el conjunto de la UE, las regiones más ricas eran Londres (303% del PIB per cápita comunitario), Luxemburgo (264%) y Bruselas (241%).

Eurostat destacó que, de las 42 regiones que en 2005 tenían un PIB por habitante superior al 125 por ciento de la media de la UE, ocho están en Alemania, cinco en Holanda y el Reino Unido, cuatro en Italia y Austria, y tres en Bélgica y España.

A su vez, señaló que las quince regiones más pobres se concentran en Bulgaria, Polonia y Rumanía.