Público
Público

Fajardo cree que el éxito de Rosa Montero "no es fruto de concesiones que envilecen"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El escritor José Manuel Fajardo recorrió hoy "el portentoso viaje literario" que Rosa Montero ha realizado a lo largo de sus once novelas, que desde el principio han gozado de "extraordinaria acogida" entre los lectores, aunque su éxito "no es fruto de concesiones que envilecen".

Su éxito "es el resultado de la sensibilidad de una autora que ha sabido empaparse de su época y devolverle las palabras que ésta precisa para pensarse a sí misma", dijo Fajardo al profundizar en la obra de Rosa Montero en la segunda jornada del ciclo "Lecciones y maestros" que organiza la Fundación Santillana y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Manuel Fajardo (Granada, 1957) conoce a Montero desde 1980, poco después de que la escritora madrileña hubiera publicado "Crónica del desamor", ese libro que "supo expresar un estado de conciencia, el malestar de un tiempo y, en particular, el de las mujeres crecidas bajo una sociedad que al machismo unía el culto a un cruel caudillaje patriarcal".

Esa novela nunca acabó de convencer a Montero, hasta el punto de que no quiso que se reeditara y sólo accedió a ello cuando habían pasado 30 años de su publicación, es decir, en 2009, según recordó la autora en el coloquio que hubo a continuación.

"Crónica del desamor" era, en opinión de Fajardo, "un libro necesario" para los españoles que estrenaban la Transición y para la propia Rosa Montero, que comenzaba así una trayectoria literaria que "ha ido adentrándose, libro a libro, en las grietas del muro de lo que convencionalmente llamamos realidad".

Porque "el rasgo central" de la obra de Montero es "el paulatino descubrimiento de las zonas de incertidumbre" en la percepción de la existencia, dijo Fajardo, quien cree que la publicación de "Temblor", en 1990, supone "un punto de no retorno" en la obra de la escritora.

Esa novela de ciencia ficción supuso un cambio de registro, y tanto en ella como en sus restantes libros la autora "combate sin desmayo a ese enemigo invencible" que es la muerte, uno de los "grandes temas" que, junto con la memoria y la mentira dan "densidad, volumen y continuidad al universo" de la escritora.

Autor de obras como "El converso", "Una belleza convulsa" o "A pedir de boca", José Manuel Fajardo siente especial debilidad por "Bella y oscura", la novela en la que "el gran hallazgo" de Montero, al igual que en "Temblor", es "elevar lo real, con su carga de misterios y miedos esenciales, a la categoría de legendario".

Con esas dos novelas, Montero consiguió hacer realidad lo que ella misma había postulado años antes: "Las mujeres deberíamos salir de la literatura testimonial y conquistar la imaginación".

Y la escritora la fue conquistando en cada uno de sus libros, cuyos personajes "luchan por escapar del infierno que les rodea" y son fruto de "la pasión de vida" que hay en su escritura.

Tanta pasión que "inevitablemente el dolor se convierte en el gran protagonista de su obra", afirmó Fajardo.