Público
Público

Falun Gong entra en escena en Argentina

Habrá una contramarcha de protesta en Buenos Aires

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En secreto y sin ceremonia de recepción, la antorcha olímpica pisó por primera vez en su historia suelo argentino. A la ola de repudio por la situación de los derechos humanos en el Tíbet que se registró en Londres, París y San Francisco, el símbolo de los Juegos Olímpicos sumó una nueva escalada conflictiva a su periplo mundial.

Representantes de la organización Free Tibet, de Falun Gong en Buenos Aires y los organizadores del Relevo Mundial de la Antorcha de los Derechos Humanos convocaron a una contramarcha que arrancará una hora antes en el Obelisco porteño.

Portarán una antorcha simbólica y los manifestantes andarán el recorrido estipulado en sentido inverso al oficial. En su camino, dejarán su antorcha en la sede del Gobierno porteño y caminarán los 100 metros que la separan de la Casa de Gobierno, donde intentarán hablar con la presidenta Cristina Fernández.

Estos grupos anunciaron en una conferencia de prensa que llevarán a cabo una serie de “acciones sorpresa”, aunque descartaron protestas

violentas.

“Falun Gong no es una secta y en este grupo no se inmola nadie. Nuestra idea es la de protestar en paz y por eso no habrá ningún acto de violencia de parte de esta organización en el traslado de la antorcha. Será pacífica”, subrayó dijo Liwei Fu, impulsora de Falun Gong en Buenos Aires.

A la espera del comienzo del recorrido el viernes a las 14 horas (19 en España), la antorcha permanece bajo estricto secreto en algún lugar de Buenos Aires. Las fuerzas policiales trabajan sobre un fuerte operativo. 1.200 policías, 1.500 efectivos de la Prefectura y 3.000 voluntarios custodiarán la antorcha. Además, se cortará durante tres horas el tránsito de importantes avenidas porteñas.

La travesía acabará en el Club Hípico, donde la ex tenista Gabriela Sabatini concluirá la ceremonia. También está prevista la participación de los futbolistas Batistuta y D’Alessandro.