Público
Público

La familia de la joven desaparecida en Sevilla asegura que no se fue voluntariamente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La familia de Marta del Castillo, la joven sevillana de 17 años que está en paradero desconocido desde la noche del pasado sábado, asegura que no se fue voluntariamente y que si fue vista en el portal de su casa en "actitud de espera" era porque había quedado con alguien a quien conocía.

En una rueda de prensa, el padre de la joven, Antonio del Castillo, ha asegurado hoy que han abandonado las hipótesis que barajaban sobre la desaparición voluntaria y que el hecho de que se llevara las llaves, el DNI y el móvil no significa que se fugara, ya que estos objetos los llevaba siempre que salía "para cualquier cosa".

"Alguien la llamó y por eso bajó", ha dicho el padre de Marta, que ha revelado que la noche de la desaparición, cuando él llegó a su casa, el enrutador inalámbrico de conexión a internet estaba encendido, una muestra de que la joven se había conectado a internet, ya que él lo había dejado apagado.

El padre ha confirmado que la policía se ha llevado un segundo ordenador al que Marta también solía acceder para investigarlo, y que era "confiada con sus amigos", a los que solía proporcionarles claves de internet.

La policía ha recogido muestras de ADN de toda la familia, y Antonio del Castillo ha confirmado que aún no tienen información acerca de la investigación.

Hasta el hogar de la joven ha acudido de forma voluntaria Ernesto Cabrera, de Lérida, un especialista en casos de desapariciones y dueño de un perro pastor alemán, quien ha asegurado que en las dos batidas que ha realizado durante la mañana el perro se ha dirigido hacia el mismo lugar siguiendo un rastro.

"Es un lugar cercano a la casa, una acera en la misma barriada", ha dicho Cabrera, que ha asegurado que tras realizar una tercera batida se pondrán en contacto con la policía.

"Me voy a quedar aquí colaborando con la familia hasta que sea necesario", ha señalado Cabrera, quien ha explicado que en los últimos nueve años ha trabajado en diversos casos de desapariciones y ha colaborado con los Mossos d'Esquadra, y ha respaldado la opinión de la familia sobre la desaparición:, "esta chica no tenía ningún motivo para desaparecer por su propia voluntad".