Público
Público

Familias de Gaza se quedan sin corderos en la "Fiesta del Sacrificio"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El férreo bloqueo israelí sobre Gaza ha impedido este año que muchos de los habitantes de la franja palestina puedan cumplir una de las más importantes tradiciones musulmanas, matar un cordero en la "Fiesta del Sacrificio" (Eid al Adha).

"Otros años vendía más de 200 corderos en los días previos al Eid, pero ayer no vendí siquiera diez", dijo a Efe Abdul Latif, propietario de una granja en el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de Gaza.

Su finca está llena de corderos, vacas y ovejas adquiridos a través de los túneles de contrabando con Egipto, pero sus clientes no pueden permitirse el gasto en esta ocasión, tras dos años y medio de aumento de precios y falta de empleo debido al férreo bloqueo israelí.

En el último minuto Israel también ha permitido la importación de animales en la franja palestina, aunque la mayor parte de los comerciantes ya había comprado a un alto precio los que entran por subterráneos, explicó Latif.

"El bloqueo y los túneles han destrozado la economía de Gaza, todo el efectivo se va para Egipto, para comprar productos, y el dinero no regresa porque no es posible exportar", señala Latif, que indica que el precio de un cordero está entre 5 y 7 dólares el kilo.

Buena parte del dinero en efectivo que circula en Gaza procede de los salarios que el Gobierno de Hamás abona a sus funcionarios y las nóminas que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) mantiene a quienes trabajaban para su Administración antes de que Hamás tomase por la fuerza el poder en la franja en junio de 2007.

Muchos de los empleados de Hamás son agentes de seguridad que cobran un salario mensual de unos 1.500 shekels israelíes (alrededor de 400 dólares o 300 euros), mientras que el precio de un cordero de tamaño medio ronda los 300 dólares.

Además, la carne no es el único gasto que los musulmanes tienen durante el Eid, puesto que en esta fiesta también es habitual comprar ropa nueva, juguetes para los niños y alimentos para ofrecer a los invitados en las tradicionales visitas familiares.

La Fiesta del Sacrificio se celebra en todo el mundo musulmán y marca el tercer día de la peregrinación a la Meca.

La familias degüellan un cordero u otro animal y comparten su carne con los pobres, en conmemoración del profeta Abraham quien, según la tradición, estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo ante Dios, quien finalmente lo sustituyó por un animal.