Público
Público

Feijóo disfruta desde hace tres años de un coche gratis total

El presidente del Partido Popular gallego cambiará "el coche de Obama" de Touriño por la limusina de Sarkozy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando el presidente electo de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, mencionó a la firma Citröen durante su campaña electoral asegurando que es 'mi marca y mi coche', no dijo toda la verdad. Suyo no ha sido nunca. Ni del PP gallego. El líder conservador emplea desde hace tres años vehículos cedidos por la factoría que Citröen tiene en Vigo de manera totalmente gratuita, según confirmó a Público el miércoles el propio Feijóo a través de una portavoz.

Desde que fue elegido presidente del PP gallego, el 15 de enero de 2006, Feijóo ha dispuesto siempre de vehículos de alta gama cedidos por la factoría PSA Peugeot Citröen ubicada en Vigo. Primero fue un Peugeot 607 el mismo modelo que emplean la mayoría de ministros y después un Citröen C6, el más exclusivo de la firma francesa.

Feijóo ha disfrutado de este vehículo gratis total durante toda la campaña electoral gallega. Una portavoz de Citröen España explicó ayer a Público que la planta de Vigo 'dispone de autonomía' para ceder vehículos según su estrategia de empresa ya que 'tienen su propia flota y sus propios criterios'. No es por tanto la marca, sino la fábrica de Vigo, la que ha proporcionado a Feijóo locomoción gratis durante los últimos tres años. Ahora, desde su responsabilidad al frente de la Xunta, el líder del PP gallego deberá tomar decisiones que afecten al futuro de este centro de producción. Este diario intentó este miércoles insistentemente recabar la versión de la factoría Citröen de Vigo, pero ninguno de sus responsables estuvo 'localizable' desde primera hora de la tarde, según aseguró una portavoz de la planta.

El modelo que Núñez Feijóo ha disfrutado gratis durante la campaña gallega será, además, el coche elegido por el próximo presidente de la Xunta para convertirlo en su coche oficial.

El agradecimiento a la marca ha llevado Feijóo a encargar un Citröen C6 el más representativo de la marca para su uso institucional, según anunció en la Ser. Este modelo es el mismo que emplea en sus desplazamientos oficiales el presidente de la República francesa, Nicolás Sarkozy. Al elegir su nuevo C6, el líder del PP gallego ha incumplido también su primera promesa electoral aún antes de estrenar su despacho.

El pasado 26 de febrero, igual que en otras citas electorales, pero en Vigo, donde los empleos de la factoría de Citröen añaden votos en tiempos de crisis, Feijóo solemnizó un compromiso: el 2 de marzo 'el presidente de la Xunta solamente se acercará a ese coche [el de Touriño], que es más caro que el de Obama, para poner un cartel de se vende y montarse en un coche hecho en Vigo' . Dos días después de vencer el plazo de su palabra dada, el líder conservador ha fallado ya a su primera obligación contraída. El coche lo comprará a cargo de la Xunta, pero lo hará en Francia, único país en el que se fabrica el exclusivo modelo elegido.

La firma francesa produce en Galicia los modelos Xsara Picasso, C4 Picasso, y el Berlingo, así como la Peugeot Partner. Ninguno ha sido escogido, a pesar de que el modelo más alto de la gama C4 sí admite blindaje y los elementos adicionales de seguridad que requiere un vehículo de altas prestaciones dispuesto para el servicio oficial. Su coste no supera los 30.000 euros, la mitad que el vehículo seleccionado, el Citröen C6, cuyo precio es de 60.000 euros sin incluir refuerzos de seguridad en neumáticos, carrocería y cristales, que pueden duplicar la factura final que abonará la Xunta.

Feijóo ha optado así por la limusina de Sarkozy para jubilar 'el coche de Obama'. Como un arma recurrente en campaña, el PP ha hecho bandera de 'la tendencia al lujo' del socialista Emilio Pérez Touriño. Feijóo ejemplificó esta supuesta inclinación al dispendio en su coche oficial, un Audi A8. Para redondear el argumento, la derecha gallega lo simplificó tejiendo un bulo rentable: el coche de Touriño es más caro que el del presidente de Estados Unidos, Barak Obama.

Después de ganar las elecciones, Feijóo aparcará el vehículo alemán de Touriño y disfrutará de uno francés 'muy digno', según el líder gallego intentando cerrar el juego electoral que le ha acompañado durante las últimas semanas. 'Creo que deberíamos dejar de hablar de esto', pidió el martes Feijóo en la misma entrevista en la que anunció qué exclusivo modelo presidirá su parque móvil oficial.

Las acusaciones contra Touriño no han sido, sin embargo, una estrategia original. El PP ha cargado también contra el presidente del Parlament de Catalunya, Ernest Benach, por instalar una oficina móvil en su coche oficial que acabó retirando y contra el líder del BNG, Anxo Quintana, a quien acusó de instalar en su vehículo un minibar de 6.000 euros que resultó ser, finalmente, una nevera de playa.

El PP nunca ha criticado, sin embargo, que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, disfrute de un Audi A8 el modelo de Touriño aparcado bajo su despacho, cuyo alquiler asciende a 591.624 euros por cinco años, entre 2008 y 2012.

Según aseguró Alberto Núñez Feijóo durante la campaña electoral gallega, 'todos los periódicos y tertulias' se han hecho eco del 'deterioro' de imagen de una Galicia gobernada por un bipartito con aires de nuevo rico. En realidad, fueron ABC y la Cope quienes más insistieron en esa idea. El PP rentabilizó en campaña la acusación generalizada de 'despilfarro' que lanzó sobre la Xunta presidida por Touriño y caricaturizada en su coche oficial, un Audi A8, 'más caro que el de Obama'. La inclinación 'al lujo' del ex presidente socialista no acababa ahí ya que sus sillas son –y serán si no las cambia ahora– 'mejores que las de los Reyes Católicos', según Feijóo . El líder de la derecha gallega llegó a decirse 'avergonzado' por tanto dispendio y erigió a Galicia en 'referente nacional del despilfarro', gobernada por dos 'jeques', Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana.