Público
Público

Ferrán Adrià apuesta por comer en casa por dos euros como receta frente a la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cocinero Ferrán Adrià, considerado como uno de los mejores del mundo, apuesta por combatir la crisis comiendo más en casa y asegura que por dos euros por persona se puede comer bien cada día.

Adrià, que hoy participa en el Congreso "Lo Mejor de la Gastronomía" en San Sebastián, afirma que se puede hacer y que, de hecho, todo el equipo de "elBulli" come cada día un menú totalmente tradicional, de cuchara, cuyo coste está valorado en un euro y medio por persona.

Además, Adrià indica que el gran reto de los cocineros debe ser el motivar a la gente a conseguirlo, pero descarta tomar él ese papel, ya que "hay muchos profesionales que saben hacerlo mucho mejor que yo".

El chef catalán teme, sin embargo, que, si la crisis dura mucho, la gente pueda empezar a prescindir de los restaurantes, por lo que apuesta a que se coma en casa tres días, para luego poder ir otro a comer bien a un sitio.

Cree que la situación puede ser muy delicada para muchos restaurantes y que, por ello, la crisis impulsará la informalidad en la hostelería.

Apunta que sentarse a una mesa, con mantel y servicio, es muy caro y que, por ello, el mundo del pincho y de la barra se prodigarán aún más.

Reconoce que la alta cocina se ve en muchas ocasiones como una frivolidad, pero recuerda que son muchos los puestos de trabajo que genera.

Adrià, quien ha concluido recientemente una gira mundial, explica que tras el gran impacto internacional de la nueva visión de la gastronomía española, es el momento de divulgar qué es "elBulli".

Comenta que Japón o Reino Unido ha llenado teatros con 2.500 personas a las que les ha explicado la revolución de la cocina española que partió de su restaurante.

Para llevar a cabo esta labor de divulgación y otros proyectos culturales que le motivan, Adrià insiste en que dejará paulatinamente la mayoría de sus negocios paralelos a "elBulli".

Resalta que en todo el mundo la cocina española es admirada y, por ello, sólo ha sentido "desconcierto" cuando ha conocido que un año más la guía Michelin no ha dado su espaldarazo a esta nueva tendencia.