Público
Público

El Festival de Glyndebourne anuncia un nuevo "Don Giovanni" y un "Billy Budd"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El festival de ópera de Glyndebourne (sur de Inglaterra) estrenará la próxima temporada dos nuevas producciones: un "Don Giovanni" y un "Billy Budd" (Benjamin Britten).

Así lo anunció hoy a EFE su director, David Pickard, quien explicó que la ópera de Mozart la montará Jonathan Kent, que esta temporada obtuvo un enorme éxito de crítica y público con su imaginativa versión de la ópera barroca "The Fairy Queen", de Henry Purcell.

La segunda producción se ha encomendado a Michael Grandage, premiado director escénico británico, a quien se deben montajes de obras de Shakespeare, Pirandello, Ibsen o Strindberg, entre otros, y que se estrenará en Glyndebourne con una ópera.

Pickard se mostró muy satisfecho sobre la marcha de la actual temporada, en la que ha habido tres nuevas producciones: la citada "The Fairy Queen", "Rusalka", y "Falstaff", en una versión firmada por Richard Jones que situaba la ópera de Verdi en la Inglaterra de los años cuarenta del pasado siglo.

Uno de los grandes éxitos de este año ha sido sin duda "Rusalka", de Antonin Dvorak, con Ana María Martínez como protagonista en su estreno en Glyndebourne.

La crítica británica sólo ha tenido elogios para la interpretación de la soprano puertorriqueña, que no sólo cantó por primera vez en checo su dificilísima parte, sino que demostró al mismo tiempo sus extraordinarias cualidades de actriz, sobre todo en el segundo acto.

"Ha sido uno de los estrenos más excitantes de Glyndebourne, comentó a EFE Pickard, según el cual este año se ha demostrado una vez más la ventaja de los largos tiempos de ensayo que permite este festival a los intérpretes: siete semanas en el caso de "Rusalka".

"Espero que Ana María Martínez vuelva a nuestro festival", dijo el director tras calificar de "memorable" su actuación en esa ópera de Dvorak, inspirada en el cuento "Undine", del escritor romántico Carl de la Motte Fouqué.

Tras las óperas citadas y "L'Elisir d'Amore" (Donizetti) ya sólo queda "Tristán e Isolda", en el montaje, visto por primera vez en este mismo festival en 2003, del alemán Nikolaus Lehnhoff, y que cantarán Torsten Kerl (Tristán) y Anja Kampe (Isolda), entre otros intérpretes wagnerianos.

Éste trabajó en Bayreuth como asistente de Wieland Wagner y debutó en 1998 en Glyndebourne con la primera de las tres óperas que ha montado de Janacek: "Katia Kabanova", a la que siguieron "Jenufa" y "El Caso Makropolus".

"La suya es una puesta en escena muy sencilla y hermosa, con un solo decorado que es como el interior de una cámara fotográfica, que hace un uso muy imaginativo de la luminotecnia, explicó Pickard, según el cual Lehnhoff no ha intentado dar ningún extraño sesgo interpretativo a la historia que cuenta el compositor.

La dirigirá desde el podio a partir del 6 de agosto y en días separados hasta el 30 de ese mes Vladimir Jurowski, que estará al frente de la London Philharmonic Orchestra y el coro de Glyndebourne.

Será su primer "Tristán..." aunque el pasado diciembre el joven maestro ruso ofreció en versión concertante y también con Anje Kampe en el papel de Isolda el segundo acto por el deseo común de "explorar esa pieza", según ha explicado.

Para Jurowski, aunque con frecuencia se conciba a los personajes wagnerianos como criaturas sobrehumanas, casi divinas, en el fondo "Tristán e Isolda" es una historia de dos amantes, "no muy distinta de lo que se cuenta en "Romeo y Julieta".

"Si se trata la obra no como filosofía o como un thriller psicológico, sino como una historia de amor, los personajes principales nos resultarán de pronto más atractivos por ser más frágiles y humanos", comenta el músico.