Público
Público

Fiarse o no fiarse del rumor, esa es la cuestión

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Que nadie se engañe. 'Los rumores que corren habitualmente por las mesas de inversión continúan fluyendo por los mismos canales de siempre: teléfono, email o chat de Bloomberg'. Lo dice Luis Benguerel, (@luisbenguerel) responsable de inversión de Interbrokers. 'Eso sí admitea los pocos minutos ya están circulando por Twitter'.

Más seguidores no significa más influencia en los mercados

Para quienes no tienen el privilegio de hablar directamente con los gestores internacionales esos pocos minutos de demora no restan atractivo a la herramienta. 'No existe ningún medio ni siquiera online capaz de ofrecer la información tan rápidamente', asegura Jesús Pérez, responsable de Bolsa.com y conocido en Twitter como @especulacion.

El problema para los no iniciados es saber discriminar la información que realmente influye en los mercados y la que no. El criterio más fácil es guiarse por el número de followers (seguidores), aunque los más populares no son siempre los más influyentes cuando se trata del mundillo financiero. Otro criterio para noveles es buscar a inversores famosos. El multimillonario Warren Buffett, el famoso profesor que predijo la crisis, Nouriel Roubini o el premio Nobel de Economía Paul Krugman son algunos de los twitteros que comparten sus análisis incluso antes de que los publiquen periódicos como Financial Times o The Wall Street Journal . En algunos casos, contestan preguntas o interpelaciones. 'Es es otro de los atractivos de esta herramienta, que te permite acceder a gente a quien nunca accederías en la vida real', señala @Vicente Varó uno de los twitteros más populares entre expertos en finanzas en España y Comunity manager de la Red Social Unience.

Y es que la tendencia en auge es la de ligar la información que se comparte en abierto en Twitter con la de comunidades más cerradas, redes sociales tipo Unience, Bolsa.com o Impok en España a las que se accede por invitación y donde el sentimiento de pertenecer a una comunidad común potencia las relaciones entre los miembros y el intercambio de información. En algunos casos, hasta de las inversiones reales de cada uno. Como en cualquier otro mundo, distinguir la información relevante depende de la experiencia y de la confianza.