Público
Público

La final de Copa no se mueve de sitio

La Federación ha confirmado que la final entre Athletic de Bilbao y Barcelona se disputará en Mestalla, y no en el Bernabéu como querían los equipos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha confirmado este viernes que la final de la Copa del Rey entre el Athletic Club de Bilbao y el FC Barcelona se disputará en el campo de Mestalla el día 13 de mayo a las 22,00 horas.

En la jornada del jueves, tras la clasificación de uno y otro club para la final en la noche del miércoles, fuentes próximas a ambas entidades plantearon la posibilidad de proponer que la final cambiara de sede y se disputara en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid.

La Federación recuerda que la designación de esta sede se aprobó por unanimidad en la reunión de la junta directiva del pasado 23 de diciembre.

'La RFEF, de esta manera, quiere recordar que la designación de Mestalla como estadio para albergar la final de Copa del Rey es una acuerdo de su junta directiva, que tuvo en cuenta para elegir este estadio como sede la celebración este año del noventa aniversario del Valencia CF, así como el centenario de la Federación de Fútbol de la Comunidad valenciana', se indica en el comunicado federativo.

La Federación ha mantenido por tanto la decisión adoptada al igual que hizo hace un año cuando en los días previos a la final de Copa del Rey de 2008 que disputaron el Valencia y el Getafe en el estadio Vicente Calderón, el club valenciano trató de que el partido se disputará en el Santiago Bernabeu.

La diferencia entre la situación del año pasado y la actual está en que ahora el estadio se ha elegido antes de conocer a los finalistas y en aquella ocasión se decidió tras las semifinales, en las que el Valencia eliminó al Barcelona y el Getafe al Racing de Santander.

Fuentes valencianistas señalaron que no hay motivo alguno para el cambio de estadio aunque consideran legítimo el deseo de alguno de los clubes o de los dos de jugar en otro campo, tal y como le ocurrió al Valencia hace un año cuando le fue denegada la propuesta de jugar en un campo diferente al elegido.

Los beneficios económicos que suponen acoger una final de Copa del Rey se suman a los argumentos del Valencia para considerar que se debe entender que un estadio con 50.000 localidades está perfectamente capacitado para acoger este encuentro.