Público
Público

La firma Peugeot Citroen, para la que también se pide boicot, sale en defensa de Juegos de Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La firma automovilistica francesa Peugeot Citroen, una de las "víctimas" de los llamamientos chinos para boicotear productos de Francia, apoya "firmemente" a Pekín 2008 y "se opone totalmente a mezclar política y Juegos Olímpicos", dijo un representante de la empresa en el país asiático.

En declaraciones a la agencia estatal Xinhua, Liu Weidong, director general de la empresa mixta que Peugeot Citroen tiene en China junto a la firma local Dongfeng, señaló que los accionistas de la compañía, tanto chinos como franceses, se oponen a la politización del acontecimiento deportivo.

Los accionistas de los dos países en la compañía "mantienen una cooperación amistosa", añadió Liu.

Por su parte, Xu Ping, el director de Dongfeng Motor, socia de Peugeot Citroen en China, señaló también en declaraciones a la prensa que los consumidores chinos "deben separar la actitud antichina de un pequeño grupo de gente de los normales lazos económicos y bilaterales".

La firma mixta que mantienen ambas marcas desde hace más de veinte años, con fábrica en la ciudad de Wuhan (centro del país), fue el año pasado el décimo mayor productor de automóviles en China en 2007, con 207.300 unidades.

Las muestras de apoyo de Peugeot Citroen a Pekín 2008 se producen horas después de que miles de ciudadanos chinos en varias ciudades de todo el país, entre ellas Wuhan, protestaran a las puertas de supermercados de la también francesa Carrefour, pidiendo el boicot a esa y otras marcas de la nación europea.

Algunos ciudadanos chinos acusan a una de las principales firmas accionistas de Carrefour de financiar a los independentistas tibetanos, algo que la multinacional de supermercados, con 109 tiendas en China, niega rotundamente.

Ello no ha impedido que más de 200.000 entradas en foros, webs y blogs chinas hayan pedido el boicot a la marca, y que incluso se hayan montado piquetes en algunas de sus tiendas para impedir a los clientes que entren a ellas.

También ayer, sábado, una decena de personas agitaban banderas chinas y hacían sonar el claxon de sus automóviles ante la Embajada de Francia en Pekín, lo que motivó que la policía china cortara la calle donde se halla esa legación.

Las protestas contra Francia y sus intereses en China se producen después de que la antorcha olímpica tuviera un accidentado paso por París, a principios de abril, lo que hizo que ciudadanos chinos llamaran al boicot contra Carrefour, Louis Vuitton, L'Oreal, Peugeot Citroen y otras marcas galas con importante presencia en China.