Público
Público

El FMI advierte que el veto a Irán elevaría un 30% el precio del crudo

El organismo internacional asegura que las sanciones financieras contra Teherán podrían ser "equivalentes a un embargo petrolero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los precios internacionales del petróleo podrían subir entre un 20% y un 30% si Irán suspende las exportaciones de crudo como resultado de las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), según ha advertido el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un informe realizado para el G-20 tras el encuentro celebrado este fin de semana en México, el FMI asegura que las sanciones financieras contra Irán, quinto mayor productor de crudo del mundo, podrían ser 'equivalentes a un embargo petrolero' e implicarían un declive del suministro de alrededor de 1,5 millones de barriles por día desde Irán, cifra comparable con la caída media provocada por la guerra en Libia en 2011, 'si no es compensado por el aumento de suministro en otros lugares'.

El cierre del estrecho de Ormuz podría dar lugar a un incremento 'mucho mayor' de los precios 

El porcentaje que maneja la institución dirigida por Christine Lagarde también aumentaría el precio del barril entre 20 y 30 dólares respecto a los precios actuales, que podría ser recompensado en cierta medida con el tiempo con otros productores o con la liberación de reservas de emergencias podrían compensarlo en cierta medida con el tiempo.

Sin embargo, la institución dirigida por Christine Lagarde también avisa de que el cierre del estrecho de Ormuz, como ya ha amenazado Irán, podría dar lugar a un incremento 'mucho mayor' de los precios, ya que limitaría los suministros de compensación de otros productores de la región. En esta línea, también subraya que un bloqueo en la región provocaría un fuerte incremento de las tensiones geopolíticas globales que supondrían una interrupción 'mucho mayor y sin precedentes'. 'Una interrupción en el suministro podría tener un gran efecto sobre los precios', remarca.

'No creemos que las sanciones de la UE sean importantes', defiende Teherán 

 

La UE decidió castigar el pasado lunes a Irán con un embargo petrolero por su programa nuclear como un gesto que constituye una represalia en toda regla ante una falta de cooperación de Teherán que los funcionarios europeos consideran casi definitiva. 

Sólo el 5% del crudo que importa la UE procede de Irán, aunque la cifra varía según el país. España es uno de los países 'que más se va a sacrificar', ya que compra a Teherán 'el 20%' de su crudo, según aseguró el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo. El porcentaje aumenta hasta 35% en el caso de Grecia, el país que hasta el último minuto fue el principal escollo del acuerdo.

Hoy, el Gobierno iraní ha vuelto a defender que las sanciones aprobadas no afectarán a Teherán pero sí deteriorarán la situación económica en los países europeos. 'No creemos que las sanciones de la UE sean importantes porque nos hemos estado enfrentando a este tipo de sanciones durante los últimos 30 años', ha declarado el ministro del Interior, Mostafá Mohammad Najjar.