Público
Público

El FMI alerta que la banca de EE.UU. aún es "vulnerable" y necesitará capital adicional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó hoy que el sector bancario estadounidense todavía es "vulnerable" y necesitará capital adicional para conceder préstamos cuando la demanda de crédito se recupere.

El Fondo, que publicó hoy las conclusiones de su revisión de la economía de EE.UU. en el informe conocido como "Artículo IV", destacó que la estabilización fiscal y la implementación de reformas en el sector financiero son las tareas prioritarias en el país.

La publicación del "Artículo IV" coincide con la divulgación de un análisis sobre la estabilidad del sistema financiero estadounidense.

El citado análisis destaca que existen todavía "importantes riesgos" para este sistema y para su capacidad para respaldar el proceso de recuperación en marcha.

En ese sentido, el estudio menciona que los balances aún son "frágiles" y los niveles de capital podrían ser "inadecuados" en caso de aumentar la morosidad en los préstamos.

Según el FMI, la economía y el sistema financiero siguen siendo "vulnerables" ante un inesperado debilitamiento de la demanda o del sector inmobiliario, que todavía sigue en baja forma.

En los últimos meses, recuerda el organismo, también han quedado claros tanto a nivel interno como internacional "los mayores riesgos de un fuerte deterioro en las percepciones sobre el riesgo soberano".

Por lo demás, el organismo, que prevé que EE.UU. crezca un 3,3 por ciento este año y un 2,9 por ciento en 2011, destaca en su "Artículo IV" que la recuperación económica continúa, pero alerta sobre los riesgos e incertidumbres pendientes.

Subrayó, en ese sentido, la revisión a la baja del crecimiento del primer trimestre, que según el cálculo final quedó situado en el 2,7 por ciento, frente al 3,2 por ciento estimado inicialmente.

Los expertos del Fondo también señalaron en una nota del 22 de julio que se redactó una vez concluido el informe, que los datos más recientes indican una caída en la confianza de los consumidores y debilidad en el mercado laboral.

A eso se suma la menor actividad en el sector inmobiliario tras concluir los incentivos para la compra de vivienda aprobados para ayudar a salir al país de la crisis y la aversión al riesgo todavía imperante en el sector financiero.

El FMI prevé que la tasa de desempleo alcance el 9,7 por ciento este año y el 9,2 por ciento en 2011, y adelanta que la inflación será del 1,6 por ciento en 2010 y del 1,1 por ciento en 2011.