Público
Público

El 'Follonero' se pone serio

'Salvados' experimenta en su cuarta temporada un giro hacia cuestiones de actualidad alejadas del humor. El programa mantiene un 'share' del 7,6%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jordi Évole, todavía conocido por muchos como el Follonero, se ha hecho mayor y, con la edad, se ha vuelto también más serio, aunque sigue resistiéndose a perder la vena gamberra que le convirtió, hace ya casi tres años, en una de las señas de identidad de La Sexta. El cambio de orientación se ha terminado de consumar en esta temporada de Salvados, la cuarta, que mantiene un share medio del 7,6%, por encima de la media de la cadena. En esta nueva fase Évole se ha atrevido ya con cuestiones como la inmigración ilegal o la crisis, y seguirá con otras no menos espinosas como el independentismo catalán, que aborda hoy (21.25 horas) o la situación en Euskadi tras el alto el fuego anunciado por la banda terrorista ETA.

Tras reconocer que este 'nuevo enfoque' supone un retorno a sus orígenes 'en el periodismo serio', Jordi Évole señala que el giro forma parte de la 'capacidad de reinventarse' y de la heterogeneidad del programa, y considera que era necesario para mantener la ilusión tras cuatro temporadas. 'Somos de complicarnos la vida, pero [este giro] nos ayuda a no caer en la rutina y nos tiene muy motivados y con las pilas puestas'.

No obstante, tanto Jordi Évole como el subdirector del espacio, Ramón Lara, dejaron claro, en un encuentro informativo sobre la nueva temporada, que la nueva orientación de Salvados no supone renunciar al humor. 'El programa tiene mucho contenido y un tratamiento periodísticamente serio', explica Lara, que aclara que Salvados 'nunca ha sido un programa estrictamente de humor, sino que ha usado el humor'. 'No sé si es porque somos más mayores y nos interesan otros temas, pero nos hemos atrevido a tratar algunas cuestiones que hace dos años hubiese sido impensable abordar; temas peliagudos donde no siempre tiene cabida el humor', agregó el responsable del programa de El Terrat, que afirma que 'no hay premeditación ni una hoja de ruta para tratar temas más sesudos y más jodidos', sino que esto era lo que les 'pedía el cuerpo'.

'El programa tiene mucho contenido y un tratamiento periodísticamente serio'

En este contexto, tras empezar la temporada en Estados Unidos, donde Évole y su equipo se las vieron con personajes como el sheriff racista Joe Arpaio e irrumpieron incluso en el sancta sanctorum del capitalismo salvaje, Wall Street, y tras tropezarse con el Gobierno de Venezuela, que les impidió entrar en el país para grabar dos especiales, Jordi Évole se vuelve a meter hoy en líos, esta vez en Catalunya.

De la mano de dos personajes tan dispares como el vicepresidente de la Generalitat catalana y ex presidente de ERC, Josep-Lluís Carod-Rovira, y el ex portavoz del primer Gobierno del PP, Miguel Ángel Rodríguez, Évole tratará de abordar hoy la cuestión del independentismo catalán. 'Teníamos que intentar dar nuestra visión de lo que estaba pasando en Catalu-nya, y por eso nos fuimos a hablar con los extremos, porque con la media de los extremos acabas haciendo la media de lo que realmente pasa, y te acabas dando cuenta de que nada es tan grave como parece', dijo Évole.