Publicado: 10.12.2013 20:28 |Actualizado: 10.12.2013 20:28

Fomento y sindicatos acuerdan la apertura de Renfe a la participación privada

Las cuatro empresas en las que se dividirá la sociedad serán completamente públicas al principio, pero abre la puerta a una privatización parcial siempre negociada con los representantes de los trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio de Fomento, la dirección de Renfe Operadora y los secretarios generales del sector ferroviario de los sindicatos SEMAF, CCOO y UGT han llegado a un preacuerdo sobre la implantación del nuevo modelo societario de la compañía, que será efectivo a partir de 2014 y que divide a la empresa pública en cuatro sociedad anónimas, tal y como aprobó el Gobierno por Real Decreto en 2012.

Según el ministerio que dirige Ana Pastor, el documento "permitirá a la compañía competir en un mercado liberalizado en condiciones óptimas". Según los sindicatos, ahora tiene que ser ratificado por los órganos correspondientes de las organizaciones sindicales.

Entre otras cosas, el llamado Acuerdo de Garantías por la implantación del nuevo modelo societario de Renfe-Operadora establece que las cuatro sociedades en las que se dividirá la empresa [Renfe Viajeros, Renfe Mercancías, Renfe Alquiler de Material Ferroviario (AMF) y Renfe Fabricación y Mantenimiento]iniciarán su actividad con capital totalmente público. Sin embargo, deja una "apertura a la participación accionarial privada que nunca podrá ser mayoritaria y que deberá negociarse con los representantes legales de los trabajadores", explican las tres centrales sindicales en un comunicado conjunto.

También se mantienen los derechos de todo los trabajadores de Renfe y, pese a la división de la matriz, han acordado la negociación de un solo convenio colectivo para todas las empresas del grupo.

En el caso de que la reorganización conlleve una reestructuración de plantillas, se aplicará la actual reforma laboral, aunque cualquier ERE que se planteé será "voluntario y universal", como el que ya está planteado para 300 personas. Se seguirán manteniendo los derechos de movilidad actuales.

Del mismo modo, el preacuerdo garantiza que la matriz, dependiente de Fomento, contratará las actividades de su objeto social con las cuatro sociedades resultantes y para "cualquier externalización" deberá tener en cuenta el impacto económico y sociolaboral en todo el grupo Renfe.

El documento contiene así puntos "esenciales" en las reivindicaciones de los sindicatos, según explican en el comunicado, sobre todo en las referentes al mantenimiento de los derechos, la movilidad intersocietaria, la unidad de negociación y el mantenimiento del carácter público de todas las sociedades.

El sindicato CGT no ha suscrito este preacuerdo y ha denunciado una agresión física a uno de sus representantes durante la reunión por parte de un director de Renfe, según recoge un comunicado en su página web.

"Ante la negativa de la Dirección a reflejar en el Acta el posicionamiento de CGT, nuestro representante incluyó una anotación a mano en este sentido. En un ataque de ira, el Director en cuestión trató de arrebatarle el documento [...]  y, al no conseguirlo, le atacó enfurecido golpeándole en la cara y tirándole al suelo", especifican. Unos hechos ante los que ya han interpuesto la correspondiente denuncia.

Tanto CGT como El sindicato ferroviario se han opuesto desde el principio a esta división que, según ha repetido en varias ocasiones, es un primer paso para la privatización de la empresa. Contra esta nueva forma de gestión ya han convocado dos paros de 24 horas durante los puentes del 1 de noviembre y 6 de diciembre.