Público
Público

"Fosas cerradas, heridas abiertas"

Un centenar de personas arropa a Garzón a su llegada al Supremo. La Policía pide la filiación a varios de los congregados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El mismo día que se cumplen 35 años de la matanza de los abogados laboralistas de Atocha, episodio central de la Transición, la plataforma Solidarios con Garzón reunió a un centenar de personas frente a la sede del Tribunal Supremo. Enarbolando banderas republicanas y coreando lemas como 'fosas cerradas, heridas abiertas', expresaron su rechazo al juicio que se inicia contra el magistrado Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo.

'Hay que juzgar al fascismo criminal', 'Garzón, amigo, el pueblo está contigo' o 'fuera fascistas del tribunal', fueron algunos de los cánticos que escuchados frente a las puertas del Supremo . Se produjo un leve altercado cuando la Policía Nacional comenzó a pedir la filiación de algunos de los manifestantes.

Entre los congregados se encontraban el exfiscal jefe anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo o el líder de IU, Cayo Lara. 'En este momento todos los ojos de la justicia internacional y de los países democráticos están puestos en el Tribunal Supremo, a la gente le resulta incomprensible', comentó Lara.

El dirigente de IU estima que el juicio a Garzón evidencia 'el mundo al revés' y sostuvo que no habrá 'democracia plena ni reconciliación' en España 'hasta que no se siente al franquismo en el banquillo'.

Garzón llegó a pie a la sede del Tribunal sobre las 10:15 horas acompañado por su abogado en esta causa, el letrado Gonzalo Martínez Fresneda, y arropado por los aplausos de los congregados.

Al Supremo también se acercaron compañeros de Garzón en la Audiencia Nacional como Santiago Pedraz, Fernando Andreu, Clara Bayarri o José Ricardo de Prada.

Después de tres horas, los manifestantes disolvieron su concentración. En ese tiempo, dieron la vuelta a la sede del Supremo para volver al punto de partida en la entrada principal del mismo, donde han guardado un minuto de silencio por las víctimas de la dictadura e hicieron un llamamiento a retomar esta tarde la protesta en la Puerta del Sol a las 19:00 horas.

Igualmente acudieron representantes de la Comisión Internacional de Juristas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch, que ayer, lunes, ya anunciaron que vigilarían el desarrollo del segundo juicio abierto a Garzón, y miembros de la plataforma Afectados Clínicas de Toda España de la causa de los 'niños robados', que quisieron mostrar su apoyo al juez.

Garzón se sienta esta vez en el banquillo acusado de un delito de prevaricación que habría presuntamente cometido con la investigación que llevó a cabo en el año 2008 sobre los crímenes de la Guerra Civil y la dictadura de Franco.

La acusación ejercida de forma conjunta por las asociaciones ultras Manos Limpias y la asociación Libertad e Identidad pide que condene a Garzón a 20 años de inhabilitación y una multa de 21.600 euros, al atribuirle un delito continuado de prevariación.

La vista oral se iniciará con el trámite de cuestiones previas.

El juicio se retomará el día 31 con el interrogatorio a Garzón y está previsto que se extienda hasta el 13 de febrero.

El presidente del tribunal, Carlos Granados, ha dado paso al inicio de la vista advirtiendo al público, que llenaba la Sala en la que hay aforo para un centenar de personas, que no se iba a permitir ninguna manifestación de 'aprobación o desaprobación' respecto del o que ocurriera en la Sala ni tampoco ningún acto que perturbara el desarrollo del juicio, y que quien incurriera en ello sería expulsado de la Sala.