Público
Público

La fotógrafa que atenta contra los clichés

Lolo Veleko aporta una mirada inusual sobre los inmigrantes en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La fotografía de Nontsikelelo Lolo Veleko (Johanesburgo, Suráfrica, 1977) está muy lejos de la imagen del inmigrante en patera mil veces reproducida en los medios de comunicación. También de las miradas repletas de conmiseración tan comunes en los retratos de africanos en España.

Y, sin duda, queda en las antípodas del retrato etnográfico y de la mirada folclórica. La artista, enmarcada dentro de la generación post-Apartheid, lleva años recorriendo con una cámara las ciudades de su país para hacer retratos a pie de calle, mucho más cercanos a la fotografía de moda urbana.

A sus retratados no les pide que posen, sino que miren a la cámara y sean 'ellos mismos'. Sin consentimiento no hay foto, ese es su punto de partida. Eso ha hecho ahora en Las Palmas de Gran Canaria. Allí ha fotografiado a Aleluia Barbosa, de Cabo Verde, una joven que lleva cuatro años en Las Palmas y que se confiesa orgullosa de ser parte integrante de un grupo minoritario, de su condición de inmigrante.

En la mayoría de casos, los modelos posan con frescura y desenfado. Se muestran orgullosamente dispuestos a asumir su identidad, por muy poliédrica que esta sea. Recién llegados a las islas, o personas que, como la enfermera Ekongo Ose, de Guinea Ecuatorial, llevan décadas viviendo en España, forman parte de Bienvenidos al paraíso, una exposición que también recoge trabajos anteriores de la artista y que se puede ver hasta el 19 de febrero en la Casa de África de Las Palmas.

Como dice en el texto del catálogo Elvira Dyangani Ose, comisaria de la muestra, la artista da visibilidad en esta serie a 'un otro, el africano en Canarias, que es irónicamente nuevo para los que le rodean, y que se desvela por primera vez a través de estas fotografías'.

La artista da visibilidad a 'un otro, el africano en Canarias'

Para esta serie, Veleko estuvo rondando por Gran Canaria durante el último verano. También impartió un curso de fotografía con chavales del centro de acogida de Valsequillo, en el centro de Gran Canaria, a los que, además de enseñar los rudimentos del medio, retrató. El resultado es una mirada que atenta contra los clichés del inmigrante y que muestra a individuos diversos y deseosos de autoafirmarse.

Algo parecido había hecho la artista antes, en Suráfrica. Años después del final del Apartheid, Veleko empezó a mostrar cómo los surafricanos se expresaban en libertad por las calles de Johannesburgo y Ciudad del Cabo.

Ella formó parte de un movimiento de artistas que reclamaban la reapropiación de un espacio público que les había sido vetado. De esa etapa son trabajos como The Beauty is in the Eyes of the Beholder. Algo parecido hace ahora en España: retrata a unos individuos en una vía pública que no les pertenece.

Al final, ella misma afirma que su obra quiere reflejar cómo los africanos se expresan en diferentes países del mundo. Quizás por esa misma actitud cosmopolita, sus retratados son potencialmente ciudadanos de otro lugar, o de cualquier esquina del mundo. Los fondos desenfocados de buena parte de las imágenes de Veleko parecen emitir una sugerencia de movilidad. Hoy están allí, en esa calle, pero mañana podrían marchar lejos. Como cualquiera de nosotros.