Público
Público

Las fuerzas iraníes se enfrentan con manifestantes opositores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas de seguridad iraníes, armadas con porras y gases lacrimógenos, se enfrentaron con los seguidores del clérigo disidente fallecido gran ayatolá Hosein Ali Montazeri en dos ciudades del centro de Irán el miércoles, informaron páginas web opositoras.

De confirmarse, los incidentes sugerirían un aumento de las tensiones en Irán, seis meses después de unas disputadas elecciones presidenciales que sumieron a la república islámica en su peor crisis interna desde la Revolución de 1979.

El jefe de policía Esmail Ahmadi Moqadam advirtió a la oposición reformista de que habrá una confrontación "feroz" si continúa con sus actividades "ilegales", informó la agencia de noticias semioficial Fars.

La página web reformista Jaras dijo que varios manifestantes resultaron heridos y otros fueron detenidos durante los enfrentamientos en la ciudad de Isfahán cuando los seguidores de Montazeri se reunieron para conmemorar el tercer día de duelo por su muerte.

"La policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a la gente (...) muchas personas fueron heridas (...) y algunas fueron arrestadas", informó Jaras.

Otra página reformista, Parlemannews, dijo que al menos 50 partidarios de la oposición, entre ellos cuatro periodistas, fueron detenidos en Isfahán, una de las ciudades más grandes y antiguas de Irán.

Las fuerzas de seguridad rodearon una mezquita para impedir la entrada, informó la página web Rah-e Sabz.

"Los que asistieron a despedir a Montazeri gritaron consignas contra las máximas autoridades", sostuvo. "Están golpeando a los manifestantes, entre los que hay mujeres y niños, con porras, cadenas y piedras".

Montazeri, que murió el sábado con 87 años en la ciudad sagrada de Qom, fue un crítico feroz del gobierno ultraconservador y denunció la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad en junio como fraudulenta.

Las autoridades niegan los cargos de fraude y sostienen que las protestas masivas de la oposición que emergieron tras las elecciones son una instigación apoyada por potencias extranjeras para derribar a los dirigentes islámicos.

Pese a las decenas de arrestos y operativos de seguridad, las protestas han surgido constantemente desde los comicios.