Publicado: 01.07.2014 14:25 |Actualizado: 01.07.2014 14:25

La fundación de Aznar propone que las empresas paguen menos del SMI y el Estado cubra el resto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), el laboratorio de ideas del PP, ha propuesto que las empresas puedan contratar por un suelo menor al Salario Mínimo Interprofesional (645 euros) y que sea el Estado el que se haga cargo de la diferencia a través de ayudas que "podrían otorgarse vía cotizaciones empresariales o vía el propio salario".

En concreto, el estudio Reflexiones sobre el mercado de trabajo: continuar la reforma señala que "se podrían complementar con ayudas del Estado eventuales reducciones del salario mínimo a fin de favorecer la contratación de colectivos específicos garantizando su nivel de bienestar". Así, con el objetivo de "evitar que el salario mínimo se convierta en una barrera para la entrada en el mercado laboral", FAES propone atender a medidas que han funcionado en otros países, como en Alemania, "donde se aumentaron los incentivos de los parados de larga duración para aceptar empleos por menor remuneración mediante la compensación de esos salarios".

De la misma forma, FAES ha abogado por simplificar el número de contratos y de bonificaciones "con las que se ha querido privilegiar a ciertos colectivos", así como homogeneizar los costes del despido de todos ellos "en niveles más moderados".

En este sentido, la fundación también ha propuesto traspasar la indemnización por despido a un sistema de cuentas de ahorro individuales similar al modelo austríaco, y que se podría implantar en España "ya sea en estado puro o complementado con la modalidad de unos costes de despido moderados pero crecientes a cargo del empleador". En cualquier caso, FAES ha llamado a diseñar mejor la prestación por desempleo, de forma que deje de ser considerada "como un derecho a cobrar una cantidad por haber trabajado, como podría ser una pensión de jubilación, y pase a considerarse más como un seguro que cubre una contingencia".

Asimismo, FAES apuesta por "potenciar la colaboración de los servicios públicos de empleo con agencias privadas de colocación y empresas de trabajo temporal para no desaprovechar su experiencia". En cuanto a la negociación colectiva, FAES reconoce el "indudable esfuerzo de modernización de la negociación colectiva en España de la reforma laboral de 2012", pero destaca que "todavía se detectan casos de inseguridad jurídica", por lo que aboga por "reforzar la seguridad en aspectos como la validez de las cláusulas convencionales que preveían la ultraactividad indefinida de los convenios suscritas con anterioridad a la reforma".

Con respecto a esto, el estudio propone que se apliquen las previsiones del II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) en materia de subidas máximas de salarios, "lo que debe contribuir a romper la vinculación de los mismos con el IPC, para adaptarse a las variables económicas de cada empresa". Por otro lado, FAES subraya la necesidad de ampliar progresivamente la horquilla salarial en la negociación colectiva, "para que los trabajadores que asumen el esfuerzo de formarse encuentren el incentivo adecuado y el mercado reaccione ante las señales de esa mayor formación".

A propósito de las políticas públicas de empleo, el estudio propone mejorar los sistemas de transparencia y evaluación de estas políticas y de sus resultados y la respuesta del sistema a aquellas políticas que se muestran manifiestamente ineficaces. Por último, FAES pide que el sistema de empleo público incentive la movilidad y la formación en los términos expresados para el resto de los trabajadores y defiende reducir la burocracia, las barreras administrativas y las regulaciones de los mercados de productos para facilitar la innovación.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha asegurado que las propuestas de la FAES "son absolutamente desequilibradas" y forman parte del siglo XIX. "Hablan de que todos los demás tienen que modernizarse y apelan a fórmulas que a lo largo del siglo XX se fueron erradicando porque eran propias de las relaciones de trabajo del siglo XIX, absolutamente desequilibradas", ha asegurado Toxo en La Sexta.

En este sentido, Toxo ha declarado que cada vez más gente cobra el SMI y que "ya es un suelo salarial que no se compadece ni con la competitividad y productividad ni con las necesidades de la gente". "Los que proponen estas cosas deberían decir también que en Alemania, y yo no quiero ese modelo, los 'minijobs' están asociados a trabajos de 400 euros y son posibles porque el estado alemán paga la diferencia hasta un salario que en España garantizaría una vida más o menos decente", ha explicado el máximo responsable de CCOO.

De esta forma, ha expresado que "las ayudas sociales en Alemania son de una magnitud desconocida en España y solo así es posible que convivan los 'minijobs' en una economía tan potente como la economía alemana". "Los minijobs en España son los trabajos a tiempo parcial y los contratos precarios temporales que no garantizan los mínimos ingresos para malvivir", ha afirmado. Por último, Toxo ha abogado, "por razones de justicia social, pero también por razones económicas", por una mejora del salario y del poder adquisitivo con el objetivo de dinamizar la demanda interna, "la única manera de crear empleo".



http://www.quoners.es/debate/apoyarias-la-sugerencia-de-aznar-si-los-politicos-cobraran-el-salario-minimo-interprofesional-hasta-que-no-hubiera-paro-en-espana