Público
Público

Un funeral deriva en violentos choques con la policía en Baréin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una marcha fúnebre derivó hoy en Manama en violentos enfrentamientos entre la policía y los asistentes a las exequias, cuando estos últimos intentaron acercarse a la emblemática plaza Lulu de la capital.

Según la oposición bareiní, varias decenas de personas se aproximaron a Lulu, epicentro de la revuelta pro democracia que estalló hace un año, mientras que centenares protagonizaron choques en los alrededores de la plaza.

El funeral era de un joven de 19 años que murió hacer unas semanas quemando neumáticos en los disturbios que precedieron a la conmemoración del primer aniversario de la revuelta, el pasado 14 de febrero.

Su familia asegura que se prendió fuego de forma accidental y que tuvo miedo de acudir al hospital ante la posibilidad de ser allí arrestado por la policía, que, por su parte, considera que el joven cometió un suicidio.

En los enfrentamientos de esta jornada, decenas de personas han sido detenidas, mientras continúan las oleadas de manifestantes que en pequeños grupos tratan de llegar a Lulu (perla en árabe).

Estos nuevos incidentes coinciden con la absolución hoy de Matar Ibrahim Matar, exdiputado del principal partido de la oposición chií en Baréin, Al Wifaq, que estaba acusado de pedir el derrocamiento del régimen, según explicó él mismo a Efe.

Matar, que formaba parte del grupo de 18 parlamentarios que renunciaron a sus escaños en febrero por la represión de las protestas pro democracia, fue detenido el pasado mayo y liberado tres meses después, al comienzo de agosto.

El opositor dijo que la decisión judicial de hoy "es un paso en el camino correcto, y espero que el resto de detenidos tengan una oportunidad para un juicio justo".

Además de Matar, también fue liberada hoy la joven bloguera Zainab al Jauaya, detenida hace una semana cuando intentaba dirigirse a Lulu.

El reino de Baréin, con una mayoría chií del 70 por ciento, ha sido escenario en el último año de revueltas populares contra la minoría suní que gobierna el país, encabezada por el rey Hamad bin Isa al Jalifa.