Público
Público

El general Petraeus se desploma en el Senado de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El general estadounidense David Petraeus, quien está al mando de las fuerzas de su país en Irak y Afganistán, se desplomó brevemente el martes en una comparecencia en el Capitolio, aunque luego recobró la compostura.

Petraeus, un amante del ejercicio físico que fue tratado el año pasado por un cáncer de próstata, dijo que se sintió "mareado" durante la audiencia del Comité de Servicios Armados del Senado y que estaba un poco deshidratado.

"No fueron las preguntas del senador McCain", bromeó luego, refiriéndose al senador de Arizona John McCain, quien le estaba preguntando sobre el ritmo de las acciones militares en Afganistán.

Petraeus, de 57 años, se desmayó sobre la mesa ante la que estaba sentado dando testimonio, en "un momento temible" según lo calificó un observador. Fue asistido por unos colaboradores y se retiró de la sala acompañado por ellos para ir a otra salita, donde se sometió a unas pruebas por un médico militar. Luego dijo a los periodistas: "Me deshidraté, creo". Comió un par de plátanos y se sintió mejor.

"DIRECCIÓN ERRÓNEA" DE LA GUERRA

La audiencia fue pospuesta brevemente y posteriormente, McCain, que dijo que el general es un héroe, advirtió de que la campaña en Afganistán podría estar dirigiéndose hacia una "crisis", poniendo de manifiesto la creciente impaciencia entre los parlamentarios sobre el ritmo de la guerra.

"Estoy profundamente preocupado por nuestra campaña en Afganistán", dijo quien fuera el rival del presidente Barack Obama en las elecciones presidenciales de 2008.

"Muchas de las tendencias claves parecen ir en una dirección errónea, quizá incluso señalando una crisis creciente", agregó el senador, que apoyó el despliegue adicional de 30.000 soldados anunciado en diciembre.

McCain mencionó la inseguridad persistente en el sur del país, una percepción de falta de compromiso de los aliados de la OTAN y las deficiencias del Gobierno del presidente afgano, Hamid Karzai.

Entre los reveses de la campaña están también una resistencia talibán más fuerte de lo esperada en su bastión de Marjah, en el sur del país, y un lento inicio de la esperada ofensiva contra el lugar donde surgieron, en Kandahar.

La masiva operación militar en Kandahar es el símbolo de la campaña de Obama para darle la vuelta a la guerra afgana este año, y tendrá un gran peso en la revisión de la estrategia militar que se hará en diciembre.

De acuerdo con la estrategia de Obama, las fuerzas estadounidenses se irían retirando a partir de julio de 2011 a medida que las tropas afganas asumieran un mayor poder. McCain pidió al presidente que reconsidere esta fecha, considerándola "simplemente irrealista", dada la situación en el terreno.

Al preguntársele si apoyaba comenzar la retirada a partir de julio de 2011, Petraeus respondió: "Apoyo la política del presidente", aunque agregó: "En un mundo perfecto (...) tenemos que tener mucho cuidado con los calendarios".