Público
Público

Georgia y Afganistán centran la reunión de la OTAN en Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La OTAN acaba hoy en Londres una reunión de dos días dedicada a analizar el impacto del actual conflicto entre Rusia y Georgia, y la necesidad de incrementar los recursos militares y financieros para derrotar a los talibanes en Afganistán.

Estados Unidos ha anunciado que presionará en esta reunión a sus aliados para que aporten los 20.000 millones de dólares que Washington considera necesarios para doblar el tamaño de las Fuerzas Armadas afganas en los cinco próximos años.

La tesis de Washington es que quien no quiera suministrar más tropas debe al menos hacer una contribución financiera porque es la única solución para acabar de una vez con ese conflicto.

"Nosotros no vamos a cargar con todo el peso y los afganos no pueden financiar tampoco ese esfuerzo", explicó a los periodistas un funcionario del Pentágono.

Según fuentes de la OTAN, Estados Unidos no está pensando sólo en los países miembros de la organización, sino que cree que otros aliados como Japón podrían y deberían contribuir.

El general David McKiernan, comandante de las tropas estadounidenses en Afganistán, ha pedido al Pentágono el envío de tres brigadas más además de la anunciada ya por el presidente George W. Bush y que llegará allí en enero.

Con esos refuerzos, el contingente norteamericano en Afganistán, que es actualmente de 30.000 militares, ascendería a cerca de 44.000.

Por lo que respecta al Ejército afgano, que consta actualmente de 65.000 hombres, Estados Unidos quiere que se alcance la cifra de 134.000 uniformados para el año 2014, lo que supondrá un gran costo económico tanto en materia de instrucción como de material.

Estados Unidos pretende que los aliados europeos envíen a más instructores militares al país asiático dada la actual escasez, que se agravará con el incremento del Ejército afgano.

Por lo que respecta a otro conflicto de naturaleza muy distinta, el que enfrenta a Rusia con Georgia, el secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer, afirmó el jueves en Londres que una solución es posible, pero sólo si todas las partes aceptan hacer concesiones.

Refiriéndose al deseo del actual Gobierno de Tiflis de entrar en la OTAN, De Hoop Scheffer dijo que no sería él quien negase a un país sus aspiraciones de pertenecer a esa organización, al tiempo que destacó que nunca se ha forzado a nadie a formar parte de la misma.

El secretario general de la OTAN acusó al mismo tiempo a Rusia de haber violado uno de los principales principios en política internacional al reconocer la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, dos regiones separatistas de Georgia.

Por su parte, la ministra española de Defensa, Carme Chacón, que asiste también a la reunión, se mostró partidaria, en un discurso ante sus colegas, de que la OTAN mantenga abiertos los canales de comunicación con Rusia ya que, en su opinión, Moscú es parte del problema, pero también lo es de la solución.

Chacón aseguró que España es partidaria de que la Alianza aborde el conflicto de Georgia desde el apoyo a los esfuerzos diplomáticos que en estos momentos lideran organizaciones internacionales como la ONU, la OSCE o la propia Unión Europea (UE).

La titular de Defensa señaló a sus homólogos que conflictos como el de Georgia deben servir para recordar a los aliados que deben estar muy preparados para hacer frente a retos de seguridad muy diversos.