Público
Público

De Gispert promete aportar su visión femenina y ser una presidenta "cercana"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva presidenta del Parlament de Cataluña, la socialcristiana Núria de Gispert, ha prometido hoy, en su discurso de proclamación, aportar su particular visión femenina a la hora de ejercer su función, poniendo de relieve valores como la "cercanía", el consenso, la sensibilidad y las ganas de ir al grano.

Tras ser elegidos los siete miembros de la Mesa del Parlament en la sesión constitutiva de la IX legislatura, De Gispert ha subido por primera vez a su nuevo escaño presidencial, ocupado en las últimas dos legislaturas por el republicano Ernest Benach.

Buena parte de su discurso, de 15 minutos, ha estado dedicado a reivindicar el papel de la mujer en la sociedad del siglo XXI y a hacer un llamamiento a "romper el techo de cristal" que sigue impidiendo alcanzar la "igualdad real" entre ambos géneros.

Visiblemente emocionada al iniciar su intervención agradeciendo la presencia de su marido, hijos y hermanos, sentados en la tribuna de invitados del hemiciclo, y recordando la memoria de sus padres, ha destacado el "momento histórico" que representa para el país el hecho de que una mujer presida el Parlament por primera vez.

Doble alegría por el hecho de que éste será el Parlament "más paritario" desde su restablecimiento en 1980, con 56 mujeres, lo que representa el 41,5% del total de diputados.

Consciente de la "responsabilidad histórica" que asume al ser la primera mujer presidenta del Parlament, ha dicho que su nombramiento "es importante para la normalización" de la sociedad catalana.

De Gispert, que ha dedicado su discurso "a todas las mujeres de Cataluña", ha apostado por un "cambio cultural y de valores" y ha reclamado que las mujeres vayan ganando espacio público.

"Las mujeres, salvo algunos casos, no hemos escrito la historia hasta ahora, pero queremos escribirla en el futuro", ha afirmado.

"Nuestra presencia activa es necesaria. Puede aportar una visión de la vida diferente, ni peor ni mejor, formas distintas de tomar decisiones. Aportamos otros valores, más cercanos al día a día, a las personas. Las mujeres estamos acostumbradas a solucionar las pequeñas cosas de cada día, a escuchar, a ir al grano ('anar per feina')", ha reflexionado.

De Gispert ha recordado el movimiento feminista que "desde hace más de 150 años ha luchado para alcanzar la igualdad legal" y se ha felicitado de que hayan quedado atrás los días en que la mujer "no tenía derecho a voto, no levantaba la voz en presencia de los hombres, no recibía la misma educación ni tenía acceso a determinados trabajos".

No obstante, ha llamado a "seguir luchando", porque existe el "peligro de no percibir que sigue faltando igualdad, sobre todo aquella igualdad aparentemente menor y cotidiana".

De Gispert se propone ser "una presidenta de todos, accesible y llana ('planera'), institucional y cercana", al frente de una cámara "abierta a todos los sectores sociales, económicos y jurídicos".

La presidenta ha defendido "un estilo de hacer política" ligado a Cataluña, que huye del "maniqueísmo de los buenos y los malos", que apuesta por el "diálogo como premisa básica de nuestro cuaderno de bitácora" y que excluye "el insulto y el exabrupto".

De Gispert ha hecho un sucinto resumen de la legislatura pasada, marcada por el despliegue del Estatut, los recortes dictados por el Tribunal Constitucional y la crisis económica, y ha augurado que los nuevo retos de la legislatura que ahora arranca serán sacar a flote la economía, alcanzar nuevas cotas de autogobierno y redefinir las relaciones con España.

La nueva presidenta de la cámara ha concluido su discurso con un "Visca Catalunya" y, a continuación, ha recibido la ovación de los 135 diputados puestos en pie, al igual que una abarrotada tribuna de invitados, con la presencia de los ex presidentes del Parlament Joan Rigol y Ernest Benach y del ex presidente catalán Jordi Pujol.

Camino del despacho de la presidencia del Parlament, para el simbólico traspaso de poderes con Benach, De Gispert se ha fundido en un abrazo con Josep Antoni Duran Lleida, Pujol y Rigol.