Público
Público

El gobernador de Teherán dice que "los detenidos no serán liberados si son culpables"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobernador de Teherán, Morteza Tamadon, afirmó hoy que los detenidos durante las manifestaciones de protesta por los resultados de las elecciones del pasado 12 de junio sólo serán liberados en caso de que sean inocentes.

Según la agencia Fars, se trata de la respuesta del gobernador de la capital iraní al ex presidente Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, quien en el sermón oficial del pasado viernes en Teherán instó a que se pusiera en libertad a los arrestados en los disturbios.

"Nuestra postura respecto a la liberación de los detenidos es actuar dentro de la ley", dijo Tamadon, para quien "algunos estaban relacionados de forma estrecha con los extranjeros y con los grupos moharib (término coránico que se refiere a la persona que está en guerra contra Dios y su profeta)".

El gobernador añadió que "si estas personas son procesadas y se ratifica su delito no se puede esperar que sean liberadas".

"Tal como ha insistido el señor Rafsanyani, hay que actuar dentro de la ley", dijo Tamadon, al añadir que los detenidos "han dañado las propiedades y las vidas del pueblo".

Varias ciudades iraníes, especialmente Teherán, fueron escenario de masivas manifestaciones después de que el Ministerio del Interior otorgase la victoria electoral al actual presidente, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Las protestas fueron reprimidas duramente por la policía y los Basij (milicia islámica pro régimen de Teherán) con un saldo de decenas de muertos y miles de detenidos, según cifras oficiales.

Rasfsanyni, considerado el principal apoyo del candidato derrotado y líder opositor Mir Husein Musaví, instó a las autoridades a liberar a los detenidos entre las sugerencias que hizo para sacar del país de la situación actual, que calificó de "crisis".

Sus palabras recibieron el respaldo de un destacado número de los partidarios de Musavi que acudieron junto a él al sermón del pasado viernes de Teherán con símbolos verdes.

Durante la prédica, los partidarios del régimen coreaban "muerte al enemigo del liderazgo del líder supremo (Ali Jamenei) y "muerte a EEUU", mientras que los seguidores de Musaví coreaban "Hashemi te apoyamos", "muerte a Rusia" y "muerte a China".