Público
Público

El Gobierno de EEUU aboga por los matrimonios entre gays

En Inglaterra, la Iglesia católica se amotina contra la decisión del Gobierno de autorizar las bodas religiosas a los homosexuales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por primera vez, el Gobierno Federal de Estados Unidos se posicionó ayer a favor de los matrimonios homosexuales. El presidente, Barack Obama, aseguró ayer que la ley de 1996 que no reconoce a nivel federal los matrimonios entre homosexuales que sí se realizan en algunos Estados es inconstitucional

Por otra parte, en Inglaterra, el motín de la Iglesia católica contra la decisión del Gobierno de autorizar las bodas religiosas a los homosexuales en Inglaterra y Gales ya se ha encendido. El arzobispo católico de Southwark, Peter Smith, se ha puesto en alerta contra los planes del Ejecutivo, y aseguró ayer que los cambios no son 'necesarios ni deseables'.

Además, Smith avisó de que 'en la jurisdicción de Inglaterra y Gales ningún sacerdote que obedezca a Roma celebrará ninguna boda religiosa entre dos hombres o mujeres'. 'El matrimonio no pertenece más al Estado que a la Iglesia', agregó el arzobispo. En el año 2004 se autorizaron las uniones civiles de homosexuales.

En cambio, para la ministra de Igualdad, la liberal Lynn Featherstone, 'es necesario acabar con las diferencias entre las uniones civiles que se les permiten a los homosexuales y los matrimonios religiosos a los que sólo tienen derecho personas de distinto sexo'.

Pero los planes no serán fácilmente aplicables porque las iglesias no estarán obligadas a celebrar ceremonias contrarias a sus convicciones. El Gobierno no obligará a nadie a casar a homosexuales.

Libertad religiosa

Otro miembro del Gobierno, la ministra de Interior, la conservadora Theresa May, explicó que 'el Ejecutivo está comprometido en avanzar por el camino de la igualdad para las personas homosexuales y asegurar la libertad religiosa de todos ellos y de todos los cultos'.

La Iglesia anglicana ha contestado que no oficiará bodas homosexuales  La Iglesia anglicana ha contestado que no oficiará bodas homosexuales aunque el cambio en la ley introducirá otra división en el anglicanismo, fragmentado ya en el trato a los gays o a las mujeres como sacerdotisas u obispas.

La sacerdotisa anglicana Sharon Ferguson es directora ejecutiva del Lesbian & Gay Christian Movement, una organización que tiene el objetivo de crear 'una Iglesia inclusiva' al margen de su orientación sexual. Sobre la diferencia entre la boda religiosa y la civil, ella cree que las protecciones legales (propiedad, herencia, adopciones..) 'son casi iguales'. Su organización trabaja con el anglicanismo, aunque no tienen poder en el sistema legal como lo tienen los obispos.

La Iglesia católica y la anglicana han criticado 'el efecto Elton John', la primera pareja homosexual que se unió en Inglaterra y que ha tenido su primer hijo con una madre de alquiler.