Público
Público

El Gobierno pasa del pesimismo a la euforia y dice que el PIB crecerá casi un 2% en 2016

El Gobierno mejora sus previsiones de crecimiento y estima que la economía crecerá en 2015 un 1,2% y un 1,7% en 2016, pero no se atreve a pronosticar el evolución del empleo más allá de 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento tanto para 2015 como para 2016 y estima que el PIB crecerá un 1,2% en 2015 y un 1,7% al año siguiente, tres y cuatro décimas más, respectivamente, que en la estimación anterior incluida en el programa de estabilidad remitido en mayo a Bruselas.

Las nuevas previsiones —conocidas ayer en el nuevo Plan Presupuestario de 2014 que ha enviado España a la Comisión Europea—, ponen en evidencia que el Gobierno se ha abonado al discurso de los brotes verdes y ha decidido dejar atrás el pesimismo —realismo para otros— del que hizo gala el pasado 26 de abril al presentar sus previsiones anteriores. Da por concluida la recesión de la economía española. Considera que España dejará atrás la fase de contracción del PIB a partir del segundo semestre de este año, fase expansiva que se irá consolidando paulatinamente hasta llegar a crecimientos próximos al 2% en 2016.

Las últimas previsiones del FMI para España no son tan optimistas como las del Gobierno: el organismo internacional cree que la economía no crecerá tanto al menos en 2014 —un 0,2% frente al 0,7% que calcula el Gobierno— y aunque no dio cifras para 2015 y 2016, el FMI no cree que el PIB vaya a crecer tanto como pronostica el Gobierno. Pero como ya dijo el ministro de Economía, Luis de Guindos, el Ejecutivo 'tiene su propia hoja de ruta'.

De lo que no habla el nuevo escenario macroeconómico es de las estimaciones del Ejecutivo sobre la evolución del empleo o la tasa de paro más allá de 2014. En el anterior plan de Estabilidad, el Gobierno sí que se atrevía a pronosticar la evolución de la tasa de paro hasta 2016. Tan malas eran esas previsiones que el Ejecutivo reconoció entonces que el paro no bajará del 25% antes de 2016, año en que la tasa estaría, según sus cálculos, en el 24,8%. Para este año preveía una tasa del 27,1%; en 2014 el paro se quedaría en el 26,7% y en 2015 llegaría al 25,8%.

En lo que se refiere al desempleo, las últimas previsiones del FMI también distan mucho de las optimistas previsiones del Gobierno porque no cree que el paro vaya a bajar del 25% antes de 2018. 

Las nuevas previsiones del Gobierno sí contemplan, en cambio, sobre el endeudamiento de las administraciones públicas. En concreto, la deuda del conjunto de las administraciones públicas rebasará el 101% del PIB tanto en 2015 como en 2016, con lo que seguirá incrementándose en los próximos años, si bien ya en 2016 se corregirá muy ligeramente. En 2015 se situará en el 101,13% del PIB y apenas bajará en 2016, hasta situarse en el 101,09%.

A pesar de este incremento del endeudamiento público, el Ejecutivo espera, en cambio, que el déficit se vaya reduciendo, hasta el 4,2% del PIB en 2015 y por debajo del 3% (2,8%) en 2016.