Público
Público

El Gobierno pide a la saharaui Haidar que reconsidere su postura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno español dijo el viernes que espera que la activista saharaui Aminetu Haidar, que lleva 12 días en huelga de hambre en Lanzarote en protesta por no poder volver a Marruecos, reconsidere su postura, tras no solicitar el estatuto de refugiada que le ofrecía Ejecutivo.

"Desde el afecto y la comprensión, pedimos que reconsidere su posición", dijo el viernes la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

"Somos muy conscientes de todo lo que está pasando y estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para facilitar su documentación y para que pueda cuanto antes viajar con total libertad y volverse a reencontrar con su familia", agregó.

capital de la entonces colonia española del Sahara Occidental ahora administrado por Marruecos - se ha negado a esta petición.

"No lo puede aceptar, le impediría volver al Sahara (...) es una trampa", dijo a Reuters el actor Willy Toledo, que la acompaña en el aeropuerto de Lanzarote donde Haidar se encuentra desde que fue devuelta a España el 15 de noviembre.

Las autoridades marroquíes la expulsaron cuando intentaba volver a Al Aiún después de recibir un premio por su defensa de los derechos humanos en Nueva York. La activista saharaui asegura que le quitaron su pasaporte, mientras que Rabat sostiene que Haidar no siguió "los trámites administrativos de entrada", al parecer por no rellenar su país como Marruecos.

Al ser devuelta a Canarias, de donde procedía el avión que la llevó al Sáhara Occidental, denunció a Marruecos por expulsión ilegal y a las autoridades españoles por secuestro, ya que dice que la obligaron a entrar en el país en contra de su voluntad y le impiden la salida.

Su abogada criticó el viernes que el juzgado de Arrecife que tramitaba la denuncia de Haidar no le haya informado de los motivos por los que se ha remitido la causa a la Audiencia Nacional.

El embajador marroquí en España, Omar Azziman, ha dicho que si Haidar reconoce su nacionalidad "quizá se le dé el pasaporte". En un principio, las autoridades marroquíes habían dicho que acudiera a uno de sus consulados para solicitar un nuevo pasaporte, pero ella pide que se le devuelva el suyo.

HABLARÁ CON MORATINOS

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, espera poder hablar por teléfono directamente con ella el sábado, según un comunicado del ministerio en el que se dijo que el ministro lo intentó el viernes infructuosamente.

"Personas del entorno de la Sra. Haidar en Lanzarote han comunicado que no era posible mantener esa conversación telefónica por el estado de debilidad de la Sra. Haidar tras recibir a numerosas delegaciones de solidaridad", señaló el comunicado, en el que se informó también de una reunión de Moratinos con representantes de las organizaciones de solidaridad con el Sahara Occidental y Derechos Humanos.

"En dicha reunión ha podido intercambiar puntos de vista y explicar en detalle la política del Gobierno español en relación con el contencioso del Sáhara Occidental y de las gestiones realizadas para encontrar una solución a la situación de la Sra. haidar tras su expulsión por las autoridades marroquíes", indicó.

Haidar, que ha recibido varios galardones por su defensa de los derechos humanos en la antigua colonia española, como el Premio de Derechos Humanos Juan María Bandrés en 2006, ha recibido estos días numerosas muestras de apoyo nacionales e internacionales.

"El único alimento que me alimenta diariamente es este apoyo de alto nivel, que confirma que yo tengo razón y que mi lucha es una lucha legítima", declaró a Televisión Española.

El actor Javier Bardem, portavoz de la plataforma "Todos con el Sáhara", dijo el viernes en una carta pública que si Haidar muere, tanto el Gobierno español como el marroquí serán "los verdugos".

El Departamento de Estado de Estados Unidos pidió el jueves "una rápida resolución de su estatuto legal y un respeto total del proceso debido y de los derechos humanos".