Público
Público

El Gobierno portugués se enroca contra Telefónica

Mantiene el no a la oferta por Vivo si no se le da poder a PT

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Portugal no suelta la presa. En contra de la opinión de la Comisión Europea, que preside el ex primer ministro luso José Manuel Durão Barroso y en contra del Tribunal de Luxemburgo y también de la decisión de la junta de accionistas de Portugal Telecom (PT), ayer seguía enrocado en que no permitirá que PT venda a Telefónica su 30% en Vivo, el mejor operador de móvil de Brasil. La oferta del grupo español vencía anoche.

El Gobierno luso no permitirá la venta, a menos que Telefónica cambie su oferta, y eso pasa por que dé a los portugueses cargos en la gestión de la futura compañía que se creará cuando la operadora española fusione Vivo con su filial brasileña de telefonía fija, Telesp.

El plazo para aceptar la oferta de la española venció ayer

Telefónica, según ha podido saber este periódico, no ha variado su oferta, que consiste en pagar 7.150 millones de euros por el 30% que PT tiene en Vivo, con la posibilidad de que los portugueses vendan ahora un tercio de su participación y decidan si quieren conservar los otros dos tercios como inversión financiera o venderlos en otros dos plazos. Entre tanto, PT contaría con tiempo para buscar una alternativa a Vivo, que supone ya el 50% de los ingresos del grupo portugués. De no encontrarla, su 20% en la brasileña quedaría diluido tras la fusión con Telesp pero aún le permitiría contar con algún puesto en el consejo de administración de la compañía resultante. Esa es la oferta de Telefónica, que se niega a permitir que PT siga en la gestión diaria.

El ministro de Presidencia portugués, Pedro Silva Pereira, declaró ayer que "el Gobierno (luso) ya ha manifestado su oposición a la oferta y, si no se modifica, la posición del Gobierno no cambia". El consejo de administración de PT se mantenía reunido a cierre de esta edición para deliberar si acepta o no la oferta, pero la actitud del Ejecutivo de José Sócrates indica que la decisión del consejo tampoco se va a respetar, como ocurrió con la de la junta, cuando el Gobierno decidió utilizar su derecho de veto (la acción de oro) y anular una decisión del 74% del capital representado.

Ricardo Salgado, presidente del Banco Espirito Santo, uno de los principales accionistas portugueses de PT (8%) que sorprendieron en la junta al apoyar la oferta de Telefónica, defendió ayer de nuevo la operación declarando que la alianza con la española "está agotada" y que le gustaría "ver a PT con medios financieros (como es el efectivo que lograría si acepta la oferta) para comenzar una vida nueva, reinvirtiendo en Brasil".

El consejo de PT seguía reunido anoche en busca de acuerdo

Si no se acepta su oferta, Telefónica prevé pedir en el Tribunal de Arbitraje de Holanda la disolución de la sociedad que controla su participación y la de PT en Vivo (Brasilcel) para posteriormente lanzar una oferta pública de adquisición (opa) por el 40% de Vivo que circula en la Bolsa de Sao Paulo y hacerse así con el control.