Público
Público

El Gobierno tunecino confía en mejorar la seguridad mientras continúan los altercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno tunecino se mostró hoy confiado en que pronto se notarán los efectos de una mejora de la situación de la seguridad en el país, en una jornada en la que se produjeron varios altercados, especialmente en la capital.

El portavoz del Gobierno, Tayeb Bacuch, aseguró hoy al término de la primera reunión del Consejo de Ministros tras el anuncio del nuevo Ejecutivo el pasado jueves, que los efectos de la mejora de la situación de seguridad empezarán a notarse de inmediato.

"El consejo ha registrado su satisfacción sobre la mejora que se ha visto, especialmente hoy, en la situación de seguridad, cuyos resultados se percibirán mejor durante los próximos días", dijo Bacuch en una rueda de prensa televisada tras la reunión, que se prolongó cinco horas.

Mientras la reunión se llevaba a cabo se registraron varias manifestaciones y altercados.

En la capital, al menos ocho institutos fueron objeto de agresiones por segundo día consecutivo por grupos de jóvenes con armas blancas, según denunciaron a Efe profesores y estudiantes de algunos centros.

"Si la situación continúa así a lo mejor nos vemos obligados a cerrar unos días", aseguró a Efe Adel Hajj, profesor de un instituto tunecino en el centro de la ciudad.

En la capital, al menos ocho institutos fueron objeto de agresiones por segundo día consecutivo por grupos de jóvenes con armas blancas, según denunciaron a Efe profesores y estudiantes de algunos centros.

"Si la situación continúa así a lo mejor nos vemos obligados a cerrar unos días", aseguró a Efe Adel Hajj, profesor de un instituto tunecino en el centro de la ciudad.

El profesor responsabilizó a simpatizantes del antiguo partido gubernamental Agrupación Constitucional Democrática (RCD), dirigido por el depuesto presidente Ben Ali.

Bacuch también reconoció, aunque sin entrar en detalles, que se habían producido ciertas tensiones entre el Gobierno y los Servicios de Seguridad y aseguró que "se habían tratado todos los malentendidos entre el poder político y el aparato de seguridad para recuperar la confianza entre las fuerzas de seguridad y el pueblo".

Asimismo comentó que la reunión ministerial giró en torno a tres ejes, uno político, otro económico y social y un tercero de seguridad.

Sobre la cuestión política destacó que Túnez firmará el acuerdo internacional contra la tortura y rubricará el Tratado de Roma, sobre el que se levanta el Tribunal Internacional de la Haya.

También insistió en que se seguirá profundizando en la transición democrática y en que se garantizarán una elecciones libres y transparentes "lo más pronto posible".

A nivel económico y social, anunció la creación de dos comisiones para la recogida de propuestas de los trabajadores, dirigidas a mantener los puestos de trabajo existentes y permitir la incorporación de los parados al mundo laboral.

Bacuch también comentó que Túnez colaborará con otros países para recuperar el dinero que ha sido sacado ilegalmente por los responsables del anterior régimen.

Finalmente llamó "a todos los ciudadanos a que vuelvan a sus trabajaos para que la vida recupere su curso natural".

Mientras la reunión se llevaba a cabo se registraron varias manifestaciones y altercados.

Ayer reabrieron sus puertas los centros educativos del país por primera vez después de la caída del presidente Ben Ali el pasado 14 de enero y ya se registraron algunos altercados aislados.

Asimismo, en la capital y como ya viene siendo habitual, un centenar de personas se concentraron en la avenida Habib Bourghiba para pedir la dimisión del actual Gobierno.

Además, una veintena de trabajadores de Tunisair se manifestaron por segundo día consecutivo en el aeropuerto internacional de Túnez, exigiendo mejoras laborales y salariales, lo que provocó la cancelación de varios vuelos de Air France y el retraso de los aviones de Tunisair.

Como muestra de esta tensión, el secretario de la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), Abdelsalam Yarrad, ha llamado a todos los miembros de su sindicato a "adoptar las medidas necesarias para proteger la sede central de la Unión, así como las sedes regionales y locales en respuesta a los intentos de agresión" que se han registrado en los últimos días.

El representante local del UGTT en la localidad de Kaserin, en el centro oeste del país, Sadok Mahmudi, acusó a seguidores y miembros del RCD de estar detrás de las agresiones registradas contra edificios del sindicato.

Mahudi agregó que el Ejército y la Policía habían lanzado hoy redadas para localizar a los responsables.

Por otro lado, el secretario adjunto de Partido Democrático Progresista, Isam Chebbi, indicó que además de las agresiones protagonizadas por supuestos partidarios del RCD, también hay seguidores del "Partido de los Obreros Comunistas Tunecinos", que están aprovechando la situación para desestabilizar la calle".