Público
Público

Gobierno y Parlamento del Congo disienten sobre la resolución de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rebelde Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), alzado en armas contra el Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC), confía en entablar negociaciones de paz, sin embargo, la Presidencia y el Parlamento discrepan sobre la manera de resolver la crisis.

Mientras muchos legisladores de la oposición opinan que el conflicto debe ser resuelto mediante negociaciones directas entre el líder del CNDP, el general renegado Laurent Nkunda, y el presidente congolés, Joseph Kabila, el Gobierno afirma que el único marco de resolución es el llamado Proceso Amani, que supone la participación de todos los protagonistas.

El Proceso Amani surgió tras la Conferencia de Paz, Seguridad y Desarrollo celebrada en enero pasado en Goma, la capital de Kivu Norte, y que condujo a un armisticio rubricado por el CNDP, el Gobierno y otros grupos rebeldes aliados de este último desde la guerra de 1998 a 2003 en el este congolés.

Entre otras cosas, el Proceso, que quedó estancado en agosto cuando Nkunda tomó nuevamente las armas, prevé que todos los combatientes sean desmovilizados e integrados a las filas del Ejército congolés.

"Dialogar directamente con el NCDP sería privilegiar a un solo grupo en detrimento de todos los demás", dijo el ministro de Comunicación congolés, Lambert Mende, que calificó al programa Amani de "ideal para pacificar el este del país".

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Vital Kamerhe, afirmó que "la opción militar se ha revelado como muy poco eficaz y es preferible una negociación que involucre a todos los protagonistas".

"Hay que privilegiar la vía política con la rebelión y los demás grupos armados", añadió Kamerh, en una entrevista con un canal de televisión.

Entretanto, la Misión de las Naciones Unidas en la RDC (MONUC) señaló que la situación en el Kivu es "relativamente tranquila" tras el repliegue de las fuerzas rebeldes de varios frentes de batalla.

"La situación de seguridad es, en términos globales, de tranquilidad", aseguró en Kinshasa el comandante en jefe del contingente militar de la ONU, general Babacar Gaye, quien confirmó que el CNDP se ha retirado de las áreas de Kanyabayonga, Nyanzale, Kabasha, Kiwanja y Rwindi, epicentros de fuertes combates en las últimas semanas.

Por su parte, el Coordinador de la MONUC para el este de la RDC, Alpha Sow, dijo a Efe en Goma que la tregua se mantiene y sólo se han registrado hoy algunos tiroteos entre el CNDP y la milicia mai-mai aliada del Gobierno en una localidad situada a 60 kilómetros al norte de la capital provincial.

"El alto el fuego se está manteniendo muy bien y sólo hubo algunas escaramuzas entre el CNDP y los mai-mai al norte de Ritshuru. El CNDP está demostrando buena voluntad y se ha retirado a 40 kilómetros al sur de Kanyabayonga", dijo Sow.

Kanyabayonga es una ciudad estratégica en la ruta de acceso a Goma desde el norte, está bajo control de las fuerzas leales a Kabila y en sus alrededores se registraron recientemente algunos de los combates más duros entre las facciones en pugna.

"El CNDP ha aceptado la mediación de (el enviado especial de la ONU para la RDC) Olusegun Obasanjo y se ha comprometido a mantener el alto el fuego", agregó el coordinador de la MONUC.

Obasanjo trabaja en estos momentos para conseguir una reunión entre los dos bandos, "que podría llevarse a cabo en Nairobi (Kenia), aunque no hay fecha" todavía, señaló Sow, quien puntualizó que la MONUC tiene 5.100 soldados en Goma, pero que sólo para el control de la ciudad necesita 1.500, por lo que se precisan muchos más "porque no podemos dejar desprotegida al resto de la provincia".

"La comunidad internacional debe tomar conciencia, involucrarse en la solución del problema y apoyar a Kabila que es el gobierno legal", afirmó el funcionario de la ONU.

Mientras tanto, las agencias humanitarias tratan de asistir a cientos de miles de desplazados.

La responsable en Kivu de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Gloria Fernández, dijo a Efe que Médicos Sin Frontera, Mercy Corps y Merlin han conseguido restablecer media docena de centros médicos en Rutshuro y Kiwanja.

Según Fernández era necesario que esos centros volvieran a funcionar debido a la presencia del cólera, enfermedad endémica en la zona y que se ha recrudecido en las últimas dos semanas.