Público
Público

Si un gran meteorito provocó la extinción delos dinosaurios, ¿por qué otras especies sobrevivieron?

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Las extinciones masivas ocurridas a lo largo de la historia de la Tierra se producen por cambios ambientales a gran escala, debidos a dos tipos de causas: extraterrestres (cambios orbitales y de la radiación en el Sistema Solar e impacto demeteoritos o de cometas) y terrestres (principalmente vulcanismo y tectónica), o incluso por la asociación de fenómenos de ambos tipos.

Algunas de estas grandes extinciones son procesos largos, pueden durar varios millones de años, pero sus resultados pueden ser tan catastróficos como los que se producen por caídas de cometas o meteoritos. En ningún caso los organismos reac-cionan de la misma manera ante una crisis ambiental; así, junto a los organismos que se extinguen, siempre hay grupos que no están afectados y otros que aparentemente salen beneficiados, posiblemente porque acaban ocupando ese espacio vacío dejado por los organismos extintos, por tener menos competidores o incluso porque desaparecen sus depredadores.

Los organismos no reaccionan de la misma manera ante una crisis ambiental

En referencia a la extinción de los dinosaurios, no todo el mundo piensa que fuese un gran meteorito (o cometa) el causante. Hay alternativas que ven en la dinámica terrestre el origen de esta gran crisis, ya que a finales del Cretácico se detecta una importante bajada del nivel del mar y un aumento de las emisiones volcánicas, acontecimientos que podrían también explicar los cambios ambientales que llevaron a la extinción a muchos organismos.

Fuese cual fuese la causa de la gran extinción del final del Cretácico (la famosa extinción K/T), los comentarios anteriores sirven para explicar por qué se extinguieron los dinosaurios y no otros grupos de organismos. La crisis ambiental producida fue muy importante y se comprueba porque se produjeron numerosas extinciones de organismos marinos, desaparecieron ammonites y belemnites (cefalópodos), rudistas (bivalvos coloniales), mientras que otros grupos hasta entonces muy exitosos, como los corales y los braquiópodos, vieron disminuir sus efectivos drásticamente.

En los ecosistemas terrestres, los dinosaurios se extinguieron, pero sobrevivieron las aves cuyos ancestros se encontraban entre ellos y, por supuesto, la crisis no sólo no afectó a los mamíferos, sino que rápidamente dio lugar a un aumento vertiginoso de formas y tipos de todos los tamaños. Tampoco las plantas terrestres con flores sufrieron durante esta crisis.

Las aves y los mamíferos se beneficiaron; desaparecieron los depredadores

En definitiva, no todos los organismos se comportan de igual manera ante una crisis, dependiendo mucho de su capacidad de adaptación y del ambiente que ocupan en los ecosistemas. Así ,en los mares del final del Cretácico, los peces óseos y los tiburones debieron encontrar áreas favorables para sobrevivir, y lo mismo les sucedió a las tortugas marinas. Otros grupos de organismos marinos, por ejemplo, los bivalvos, encontraron menos competidores.

En tierra firme las cosas fueron muy distintas. Los grandes dinosaurios tuvieron problemas, tantos y tan graves como para extinguirse. Pero otros vertebrados de menor talla, como las aves y los mamíferos se beneficiaron de esta extinción, empezando porque habían desaparecido los grandes depredadores de la época. También lo hicieron aquellos vertebrados, anfibios y cocodrilos, que habitaban los ríos, lagos y zonas pantanosas, donde encontraron refugio.

En la actualidad, casi cada día, estamos viendo cómo declina la vida salvaje por todo el planeta y cómo aumenta la Lista Roja de especies amenazadas. Además, ya sabemos que muchas especies que viven en la actualidad no llegaremos a conocerlas hasta que descubramos sus fósiles en el futuro.

Las causas, como en el pasado, podrían ser diversas, pero sin duda la más importante es el enorme impacto de la actividad humana en el medio natural. Con sólo un vistazo rápido podemos ver cómo los organismos de mayor talla como las ballenas, los grandes tiburones, los elefantes o aquellos más vulnerables por la reducción de sus hábitats serán los primeros en extinguirse.